martes. 27.02.2024

Dos plenos y tres juntas de gobierno suspendidos. Ese es el balance de

casi mes y medio de enfrentamiento entre el ejecutivo municipal de

Castro y el secretario, José Manuel Ballesteros. El último episodio

tuvo lugar ayer por la mañana. Por segundo día consecutivo la comisión

de gobierno fue anulada por el alcalde, Fernando Muguruza, ante «las

continuas interrupciones del funcionario y en un intento de que la

disputa no vaya a más». El trabajador ofreció una visión muy distinta

del incidente.
«Se han vuelto a repetir los insultos, las vejaciones y el acoso hacia

mi persona. No he levantado la voz, ni he insultado. Me he limitado a

informar de las cosas, que es mi trabajo», explicó Ballesteros. El

trabajador, que ha sufrido dos ataques de ansiedad por los que ha

tenido que ser ingresado otras tantas veces, interpuso ayer una nueva

denuncia por «un presunto delito de acoso» ante el Juzgado de

Instrucción de la localidad. La demanda es la segunda que formula en

menos de 24 horas y se suma a otras dos -contra el edil Salvador Hierro

y el propio alcalde- presentadas desde que estallara la polémica el 9

de septiembre. A ellas hay que añadir una tercera, ante la Guardia

Civil, en la que el funcionario dice haber sido objeto de un presunto

intento de secuestro.

Querellas a un lado, lo que ha quedado

claro en estas semanas es que «el Consistorio está bloqueado», según ha

admitido Fernando Muguruza. «En estos momentos los asuntos no pueden

salir adelante ni por medio de un decreto de Alcaldía, ya que el señor

secretario también los puede bloquear», argumentó ayer el regidor.

Tercera intentona

Y

es que el pleno ordinario de octubre, que tradicionalmente se celebra

antes del día 10 de cada mes, aún no se ha podido llevar a cabo. La

primera sesión fue suspendida después de que Ballesteros abandonase la

sala por sentirse insultado. La segunda convocatoria, celebrada en

sábado, se levantó nada más comenzar por la ausencia de un funcionario

habilitado -el secretario se encontraba de baja-. El lunes, a las ocho

de la mañana, se desvelará si el refrán de que 'a la tercera va la

vencida' se cumple.

De momento, algunos miembros de la Junta de

Personal ya han manifestado su intención de acudir en apoyo de

Ballesteros. El alcalde, que evita hacer cábalas, lamenta que «cuatro

años de buena gestión y de mucho trabajo se vean empañados por esto».

«Yo lo único que quiero es trabajar por mi pueblo, pero no me dejan»,

lamentó.

Extraído de: elcorreodigital.com

El enfrentamiento alcalde-secretario bloquea durante un mes el Ayuntamiento