viernes. 19.07.2024

Los vecinos del edificio número 10 de la calle Santander se concentraron ayer junto a sus viviendas tras el anuncio del Ayuntamiento en el que aseguraba que la demolición del inmueble comenzaría ayer. Un derribo un tanto especial, según comentó el propio regidor municipal , Fernando Muguruza, puesto que los trabajos «se van a realizar manualmente ya que se trata de un edificio muy antiguo y su estructura está muy deteriorada».

Aunque el primer edil castreño anunció que el derribo comenzaría ayer, al cierre de esta edición esos trabajos no habían comenzado

No obstante, los vecinos de este edificio sostienen, siete meses después de que fueran desalojados, que el «inmueble no está en ruinas y que es posible su rehabilitación». Además, les preocupa que frente a los 46.000 euros iniciales, que según el arquitecto municipal costaba la demolición en el mes de enero, ahora ese presupuesto se incremente hasta los 79.000 euros, cantidad a la que deben hacer frente los propios vecinos. Por esa razón, consideran que en el Consistorio «existen intereses ocultos por demoler el edificio», según señalaba Juan Antonio Santos, que hizo de portavoz. «Creemos que esto es una cacicada y por eso estamos aquí. No entiendo como por una firma de un alcalde y un arquitecto que no ha visto las viviendas se quieren cargar un edificio tan emblemático en Castro», dijo.

Extraído de: eldiariomontanes.es

El derribo del edificio de la calle Santander provoca malestar entre los vecinos