sábado. 15.06.2024

El cuerpo de Bomberos de Castro ha visto cumplida una vieja aspiración. Hace ya tres años, la sociedad Sepisma, empresa que gestiona el servicio de prevención y extinción de incendios en la localidad desde 1998, y el Consistorio se vieron envueltos en una polémica por retrasos en el cobro de los sueldos de la plantilla, que llegó incluso a amenazar con una huelga de hambre. Y es que la relación laboral entre ambas partes presentaba lagunas. No mediaban «convenios ni contratos», si bien los responsables municipales financiaban el coste del servicio.

A fin de solventar esa situación «alegal», el Ayuntamiento ha creado un organismo autónomo local para la gestión de ese área. Así, los 22 trabajadores de la plantilla pasarán a ser «personal laboral» municipal. Se trata de una figura parecida a la del funcionario, sólo que en su caso no son fijos y no acceden a una plaza por oposición. «Estamos contentos. Es una forma de regularizar nuestra situación, aunque hay quienes hubieran preferido pasar a ser funcionarios directamente», apuntan fuentes del colectivo.

Mientras, otra acuciante necesidad de los bomberos empieza a tomar forma. Es el nuevo parque de emergencias. Los 5,2 millones asignados a Castro por el Gobierno central, con cargo del Fondo Estatal de Inversión Local, sirvieron para dar un empujón a las obras del nuevo equipamiento, que debían haberse iniciado hace diez meses. En concreto, el Ayuntamiento destinará 1,2 millones a la urbanización de la parcela en la que se ubicarán las futuras instalaciones, junto a la entrada de la A-8 en Sámano.

Parque de emergencias

Esta primera actuación, que arrancará en abril, incluirá el relleno de las bases del aparcamiento, la instalación de las redes de saneamiento y la construcción de un depósito de acumulación de agua. Este primer paso tendrá un plazo de ejecución de seis meses. El siguiente peldaño será construir el edificio en sí, que ocupará una superficie de más de 1.000 metros cuadrados distribuidos en dos plantas. En la baja se habilitarán despachos, vestuarios, cuartos de calderas y un hangar para los vehículos de emergencias. Y la primera estará dedicada al aula de formación, el cuarto de material y el gimnasio.

Las instalaciones, que darán servicio también a Liendo, Guriezo y Valle de Villaverde, contarán con una explanada exterior de 3.000 metros cuadrados para prácticas.

Extraído de: elcorreodigital.com

El Ayuntamiento de Castro asume el servicio de Bomberos