martes. 27.02.2024

Los concejales no adscritos del Ayuntamiento de Castro Pedro Revuelta y

Elisa Dopico denunciaron ayer un retraso de dos años en la aplicación

de la ordenanza de ruidos y vibraciones del municipio. La normativa fue

aprobada en abril 2004, pero «desde entonces el equipo de gobierno -PP,

PRC e IU- no ha exigido que se aplique», desvelaron.
«El

reglamento obliga a todos los constructores a que en las viviendas

edificadas a partir de la entrada en vigor de la normativa se utilicen

determinados materiales para evitar problemas de ruidos procedentes de

las calderas, el ascensor o del exterior», apuntó Dopico. Sin embargo,

«ninguna de las promociones realizadas en los últimos dos años cumple

estas condiciones», advirtió la edil, que culpó a la administración

local de ser «incapaz de aplicar sus propias ordenanzas» y al alcalde,

Fernando Muguruza, de «mentir».

«En el pleno de 17 de octubre de

2005, le preguntamos al regidor si la normativa se estaba aplicando y

dijo de forma tajante que 'sí'», recordó Revuelta. Fue el pasado

febrero, tras una pregunta planteada por los no adscritos sobre la

aplicación de la ordenanza, «cuando comenzó a exigirse a los

constructores», manifestaron. «Ahora se pide, pero ¿qué pasa con los

edificios que se han construido y que no cumplen el reglamento?», se

cuestionó el concejal.

Extraído de: elcorreodigital.com

Denuncian un retraso de dos años en la aplicación de la ordenanza de ruidos