domingo. 21.07.2024

Seis meses después de que los ocho inquilinos del portal número 10 de la céntrica calle Santander de Castro fueran desalojados, el Ayuntamiento inició el martes los trámites para derribar el inmueble, declarado en estado de «ruina inminente» desde enero. Según explicó el alcalde, Fernando Muguruza, los trabajos durarán «dos meses», ya que la construcción es muy antigua, al igual que las colindantes, y es preciso acometer las obras «de forma manual».

Problemas técnicos impidieron que el desmontaje se desarrollara hasta ayer. El Consistorio pasará la factura de esta actuación, que ronda los 79.000 euros, a los propietarios del bloque, que insisten en que el edificio «no está en ruina» y que su rehabilitación «es posible».

Los antiguos residentes, que desde febrero viven en pisos de alquiler en Ostende, critican la falta de ayudas. En un principio, el Gobierno de Cantabria iba a subvencionarles el 50% de las mensualidades durante dos años pero, según explican, «ahora nos dicen que igual hasta dentro de ocho meses no las recibimos», explicó María Ángeles Santos, una de las afectadas, que paga 650 euros al mes.

Extraído de: elcorreodigital.com

Comienza el derribo de un edificio que en enero fue declarado en ruina inminente