sábado. 03.12.2022

El abanico de pactos postelectorales factibles entre las fuerzas

políticas castreñas es amplio, pero todos los grupos dejaron bien claro

ayer que aún es pronto para dejar ver posibles alianzas. Una de las

opciones más lógicas pasaría por la unión del PSOE, PRC e IU, que les

daría la mayoría para gobernar. En esa línea, no cabe duda de que los

socialistas, cuya Ejecutiva se reunirá el viernes para estudiar los

posibles pactos, no perderán de vista lo que ocurra para la formación

del Gobierno cántabro. Si se reeditara la unión entre el PSOE y los

regionalistas, ese mismo escenario podría cobrar fuerza en Castro.
«Reflexionaremos sobre lo que ha pasado y cuáles son las claves. De

momento, nada tenemos salvo los resultados. Buscaremos la mejor

alternativa para conformar un nuevo gobierno que dé solución a los

problemas de los castreños», señaló ayer Chus Esteban, cabeza de la

lista más votada en los comicios. En lo referente a las pedanías, los

socialistas han revalidado las alcaldías de Mioño, Santullán, Cérdigo y

Lusa. Además, se han hecho con Sámano y Ontón.

Por otro lado,

una segunda posibilidad a tener en cuenta sería la alianza entre

Acuerdo por Castro, liderado por Rufino Díaz, el PP y una tercera

fuerza. Díaz señaló ayer que su formación está «abierta a contactos»

pero rechazará pactos «de apaño». Fernando Muguruza, actual alcalde y

candidato del PRC, uno de los partidos castigados en los comicios,

declinó hacer declaraciones.

Extraído de: elcorreodigital.com

Castro espera a los acuerdos en Cantabria para resolver su puzzle