sábado. 24.02.2024

La vicepresidenta y consejera de Sanidad y Servicios Sociales, Maria José Sáenz de Buruaga, ha reclamado hoy el restablecimiento de la asistencia sanitaria de los vecinos de Castro Urdiales en los centros sanitarios del País Vasco. Así lo ha manifestado al término de la reunión que ha mantenido esta mañana en Bilbao con el consejero de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco, Rafael Bengoa.


En concreto, Sáenz de Buruaga reinvindica una vuelta a la situación previa al 1 de enero de 2011. "En ese momento se marcó un antes y un después, cuando los responsables de Sanidad de ambas comunidades autónomas, alcanzaron un acuerdo por el que los pacientes castreños dejaron de ser atendidos en centros sanitarios del País Vasco", como era habitual en el caso del Hospital de Cruces y el centro de salud Doctor Areilza, en Bilbao.

"Restablecer, regularizar y garantizar los derechos de los ciudadanos castreños a que sigan siendo atendidos en centros del País Vasco", es ,en palabras de la consejera, el objetivo central de este encuentro.

Además, Sáenz de Buruaga ha defendido una asistencia sanitaria "recíproca y equilibrada" en los municipios limítrofes . "Cantabria no debe nada al País Vasco ni reclama nada al País Vasco", ha precisado la consejera, quien ha asegurado que "las relaciones deben ser de colaboración, reciprocidad y equilibrio".

Por otra parte, Sáenz de Buruaga ha anunciado próximas reuniones para seguir cruzando información, concretar el flujo de pacientes y seguir avanzando en esta cuestión, que también será abordada en el Consejo Interterritorial.

Bengoa ha asegurado que el encuentro de hoy ha fortalecido las relaciones con Cantabria y ha destacado el "buen entendimiento" que se ha dado en la reunión. No obstante, el consejero ha subrayado la necesidad de establecer un ¿modus operandi' nacional para resolver la asistencia sanitaria en territorios limítrofes entre CCAA.

Reciprocidad en la asistencia

La vicepresidenta del Gobierno de Cantabria ha asegurado que el acuerdo que se alcanzó hace un año entre el Gobierno Vasco y el anterior Ejecutivo cántabro ha supuesto un "antes y un después" en las relaciones entre ambas comunidades en lo que a asistencia sanitaria se refiere, ya que supuso el que los vecinos de Casto dejaran de ser atendidos en el País Vasco.

"Cantabria y País Vasco han tenido tradicionalmente una relaciones, en lo que a asistencia sanitaria se refiere, que han sido pacíficas y fructiferas, y así deben ser de nuevo".

Según las cifras aportadas por la consejera, en 2011, se ha reducido en torno a un 70% el número de vecinos castreños atendidos en esa comunidad, pasando de 4.400  a 1.260.

Además, la consejera ha precisado que, durante el año pasado, los centros sanitarios cántabros ha antendido unas 50.000 consultas de atención primaria de ciudadanos vascos, en torno a 7.500 urgencias hospitalarias, más de 500 ingresos y de 3.000 consultas de especialidades.


Cantabria reclama el restablecimiento de la asistencia sanitaria de los pacientes...