jueves. 30.05.2024

La concejal socialista Begoña Vega ha presentado una denunciado contra el alcalde de Castro Urdiales, Iván González (PP), por presunta prevaricación y vulneración de los derechos fundamentales al dar por finalizado el Pleno del pasado viernes mientras la edil socialista se encontraba en el uso de la palabra.

Según Begoña Vega en declaraciones recogidas por Onda Cero Castro, la actuación del alcalde supone "una falta de respeto al Estado democrático y a los ciudadanos, una vulneración directa del derecho constitucional a la participación en asuntos públicos y una vulneración consciente, directa y palmaria del reglamente de organización, funcionamiento y régimen jurídico de las entidades locales".





La concejal socialista dice haberse visto "obligada" a presentar esta denuncia en el juzgado de guardia de Castro Urdiales con el objetivo de "preservar el respeto a los derechos constitucionales y el cumplimiento de la ley y de la Constitución por parte del alcalde", así como demostrar a Iván González que está "muy equivocado" si pretende utilizar su cargo de alcalde para someter al pueblo en vez de servirlo.

Para Vega, el hecho de levantar la sesión plenaria cuando la edil socialista hacía uso de la palabra "por no gustarle y no querer oír ciertas verdades", supuso "no sólo un desplante difícil de igualar como paradigma de la más miserable y grosera mala educación; sino también un ejercicio del más puro estilo tiránico, cual látigo coartador de las libertades y derechos de los demás componentes de la corporación, y, por ende, de los ciudadanos a los que representamos".

A continuación reproducimos íntegramente la nota de prensa recibida en la redacción de MUCHOCASTRO.COM:


NOTA DE PRENSA

LA CONCEJALA SOCIALISTA BEGOÑA VEGA DENUNCIA AL ALCALDE DE CASTRO URDIALES IVÁN GONZÁLEZ BARQUÍN, POR PRESUNTA PREVARICACIÓN Y VULNERACIÓN DE DERECHOS FUNDAMENTALES.

Durante el Pleno ordinario celebrado el pasado viernes 7 de Febrero, el Alcalde de Castro Urdiales, Iván González Barquín, dejó en evidencia su falta de respecto al Estado Democrático de Derecho y a los ciudadanos a los que representamos los concejales electos.

En un gesto puramente antidemocrático, dictatorial e indigno del cargo que ostenta, levantó la Sesión Plenaria, mientras la edil socialista Begoña Vega se encontraba haciendo uso de su turno de palabra, respondiendo a las alusiones que el concejal César Barco había realizado sobre la sentencia recaída tras la impugnación de la expulsión del pleno de la concejala por parte del Alcalde en Febrero del pasado año.

El hecho de levantar la sesión plenaria en pleno uso de la palabra de Begoña Vega, por no gustarle y no querer oír ciertas verdades, supuso no sólo un desplante difícil de igualar como paradigma de la más miserable y grosera mala educación; sino también, un ejercicio del más puro estilo tiránico, cual látigo coartador de las libertades y derechos de los demás componentes de la corporación, y, por ende, de los ciudadanos a los que representamos.

Esta actuación del Alcalde, quien no sólo ordenó levantar la sesión, sino que además hostigó a los medios de comunicación para que dejasen de grabar, y a la secretaria para que dejase de escribir, supone una vulneración directa del Derecho Constitucional a la participación en Asuntos Públicos, del Art. 23 de la Constitución Española, y una vulneración consciente, directa y palmaria del ROF.

Por ello, y como quiera que el Alcalde se quiere colocar por encima de la Ley y de la Constitución, Begoña Vega se ha visto obligada a interponer la correspondiente denuncia ante el Juzgado de Guardia de Castro Urdiales, para perseverar el respeto a los derechos constitucionales y el cumplimiento de la Ley y de la Constitución por parte del Alcalde, y para demostrarle que está muy equivocado si pretende utilizar su cargo de Alcalde para SOMETER AL PUEBLO, en vez de para SERVIR AL PUEBLO.


NOTA EXPLICATIVA SOBRE LOS MOTIVOS PARA NO RECURRIR LA SENTENCIA RECAÍDA TRAS EXPULSIÓN DE LA EDIL SOCIALISTA EN FEBRERO DE 2.013

Para que quede constancia de lo que ni el Sr. Barco (quien en acto de cobardía abandonó el Pleno antes de mi intervención), ni el Sr. Alcalde (quien en acto de tiranía levantó el Pleno mientras hablaba) querían oír:

La edil que suscribe demandó al Alcalde de Castro Urdiales, tras se expulsada del Pleno hace un año. La Sentencia, dictada a finales de Octubre de 2.013, desestimó el recurso contra la expulsión, si bien decidí no recurrirla porque HABÍA OBTENIDO UNA SATISFACCIÓN EXTRAPROCESAL DE MIS INTERESES, es decir, que el tiempo me ha dado la razón y ha puesto a cada uno en su sitio:

a) En cuanto al Fondo del asunto, el rifi rafe con César Barco tuvo lugar porque el Equipo de Gobierno no quería solicitar la revisión a la baja del valor catastral. El Sr. Barco estaba defendiendo lo indefendible con argumentos pésimos, falsos y simplones, como nos tiene acostumbrados, y esta concejala estaba defendiendo con vehemencia la reducción del valor catastral. Pese a que el Equipo de Gobierno votó en bloque que NO a pedir al catastro la revisión a la baja del valor catastral, posteriormente, y en contra de sus propios actos, SÍ lo solicitaron. Eso sí, sin aprovechar la oportunidad de bajar el IBI, que es lo que están demandando todos los castreños.

b) Desde el punto de vista de las Formas, en mi demanda solicitaba dos cosas: que se declarase que la expulsión había sido ilegal y que el Alcalde me pidiese disculpas.

La sentencia reconoce que hubo interrupciones de otros concejales a los que no se les llamó la atención (caso del Sr. Muñoz Arriola); lo que pone de manifiesto que el Alcalde utiliza una doble vara de medir a la hora de realizar llamadas al orden y permitir según que interrupciones, tildando de falta de respeto lo que a él políticamente le conviene y se le antoja.

También afirma la sentencia que cuando el alcalde aconseja a esta edil hacer lo mismo que el concejal que se ha ausentado, “Tal invitación o consejo, parece improcedente en cuanto tal, pues el alcalde, o toma la decisión o no o se limita a llamar al orden e intentar reconducir una situación”, y que “...DESDE LUEGO, EN NINGÚN CASO CABE COMPENSAR LA AUSENCIA DE UN CONCEJAL DE UN GRUPO EXPULSANDO A OTRO.”

La interpretación que hace el juzgador, de que aquella “invitación” suponía una “segunda llamada al orden con advertencia de expulsión”, es cuestión interpretable, y por tanto susceptible de recurso; si bien, no creí necesario recurrir, al ver satisfechas mis pretensiones, así como en lo que afecta a la OPINIÓN PÚBLICA, habiendo recibido numerosas muestras de apoyo por parte de los y las castreñas, así como de los grupos de la posición que salieron en mi defensa (Castro Verde y mis compañeros del partido socialista).

En cuanto a las disculpas del Alcalde, en una entrevista en Punto Radio, él mismo reconoció que se había sentido un poco culpable de lo que había sucedido.

c) En cuanto al concejal de AAV, es evidente que el tiempo me ha dado la razón, ya que se ha puesto de manifiesto su actitud infantil Pleno tras Pleno: En el de 04 de Octubre de 2.013, el Sr. Barco repitió “pataleta”; y en el último celebrado el pasado viernes, volvió a abandonar antes de que esta concejala le contestase lo que no quería oír, en sintonía con la actitud cobarde e inmadura que le caracteriza.

Por ello, concluyo, el Sr. Barco ha estafado a sus votantes, defraudando las expectativas REIVINDICATIVAS que prometía un partido como “Anexión A Vizcaya”, y, dado que ha manifestado en diversas ocasiones que el nombre de su partido sólo era para llamar la atención, le sugiero que lo cambie por “APP” = “ANEXO DEL PP”, que es en lo que se ha convertido.


Begoña Vega Martín

Edil socialista


/Iván Llamosas.

Begoña Vega denuncia al alcalde de Castro Urdiales por prevaricación y vulneración de...