martes. 23.04.2024

Excelente ha sido el rendimiento que ha mostrado ‘La Marinera’ de Castro en el computo de las cuatro regatas celebradas en aguas de Santander este mes de junio. Si en la primera regata (Caja Cantabria) los rojillos obtenían un tercer puesto nada halagüeño para los intereses de los castreños, se encontraban sin querer con la Bandera Sutileza una semana después tras la descalificación de Astillero y Pedreña. Pero el nivel demostrado en estas dos últimas regatas de Hipercor y Bansander, deja muy clarito quien va a ser el gallo a batir esta temporada.

Ayer, con una tripulación que para nada era la del pasado día 14, volvió a poner de manifiesto su verdadero potencial, y demostró que quién se sienta en las bancadas de ‘La Marinera’ este año es tan bueno como el que se queda en tierra. Volvió a ganar un "trapo", en una lucha titánica con los hombres de la María de Cudeyo, que al final veían como Castro se marchaba en el tercer largo y era prácticamente imposible darle caza. La renta obtenida por los castreños en la línea de llegada fue de ocho segundos sobre pedreñeros, nada más y nada menos que de 41 sobre astillerenses y 48 sobre los verdes de Camargo.
 
La regata comenzaba con una descafeinada tanda donde faltaba la embarcación de Santoña, que debido a su escaso numero de remeros optaba por no acudir a la regata al tener que debutar hoy en la ARC-2, en aguas de Luanco (Asturias). Por lo tanto, solo competirían en esta tanda Santander y Colindres, que optaron también por no cansarse y emplear la jornada como un mero entrenamiento, donde entró Colindres primero metiéndole una porrada de segundos a Ciudad de Santander. Nada reseñable por lo tanto.
 
Y volvía el plato fuerte de estas últimas jornadas, y de nuevo a los rojillos les volvía a tocar remar por la calle uno, como en tantas regatas celebradas este año en Santander. Parece ser que además tiene la suerte del campeón. La dos le había caído en suerte a Pedreña, buena calle también, la tres para Camargo, y esta vez Astillero sabría lo que es remar por la calle cuatro en Santander.
 
Salida espeluznante de Pedreña, que junto con Astillero dejaban un poquito clavada a ‘La Marinera’ de Castro, patroneada esta vez por Santiago García de Vicuña. Parecía que la lucha se iba a centrar entre Pedreña y Astillero, que llegaban a balizas exteriores con una renta de cuatro y tres segundos con respecto a los rojillos. Pero en el segundo largo los azules veían como Castro se les echaba encima e incluso los superaba, presentándose en balizas interiores con una escasísima diferencia de dos segundos perdidos sobre Pedreña. Y aquí estuvo el “quid de la cuestión”, los hombres de Santiago realizaban una antológica maniobra y salían de la baliza por delante de Pedreña.
 
Ver remar a esta tripulación en el tercer largo fue algo inenarrable, sin correr en el aire, con una remada larga y profunda, un cuadro dentro del barco donde parecía que solo iban dos y el patrón. Todo esto hizo olvidar a muchos aficionados castreños que en la trainera de Castro había menos vatios que en otras ocasiones. Pero cuando se dan estas circunstancias en un bote, la potencia pasa a un segundo plano, disfrutas del remo y cada vez te ves más confiado en la victoria viendo como vas metiendo metros y más metros a los que vienes por detrás. Así, ‘La Marinera’ se presentaba en la última virada con una renta de cuatro segundos sobre los de la María, giraba de nuevo como si les habrían soplado por estribor y volvían a meterles tiempo en la maniobra.
 
En el cuarto largo no cedieron ni un ápice. Los remeros castreños siguieron remando como si no les costara, como se dice en el argot del remo “fácil”, y aumentaron su ventaja sobre Pedreña en cuatro segundos más, marcando un crono de 19:31,37. Al final la renta sería de 8 segundos sobre Pedreña, 41 sobre Astillero, patroneada por Cristian Garma, y 48 sobre Camargo.
.
Clasificación:
1º Castro: 19:31,37
2º Pedreña: 19:39,95
3º Astillero: 20:12,98
4º Camargo: 20:18,65
5º Colindres: 21:40,73
6º Santander: 22:58,22
 

REMO / Nuevo “trapo” para ‘La Marinera’ de Castro, y van tres de cuatro