viernes. 19.04.2024

La mañana prometía pero los precedentes eran claros. Castro había echado el batel al agua en dos ocasiones y había ganado siempre. Ayer fue la tercera pero con la diferencia de que estaba en juego el primer título de la temporada, lo que hacía todo mucho más trascendente. Se cumplieron los pronósticos y los castreños salieron vencedores del duelo al sol que plantearon con Astillero con el Regional en juego.

Los colorados se limitaron a cumplir con su vitola de favoritos y fueron en todo momento la proa de la regata sin dar opción a los azules, que se sometieron a la superioridad de los patroneados por Iker Gimeno. Pero lo mejor es que el duelo no era a muerte, sino que contará con la debida revancha en el Campeonato de España que se disputará el próximo fin de semana en el mismo escenario. Pero esa historia ya no será cosa de dos porque estarán presentes el resto de campeones autonómicos.

Quien no estará en la cita nacional será Pedreña. Se clasifican dos de manera directa pero el tercer cántabro tiene muchas opciones de entrar también en la lucha por el título por las posibles renuncias y los dos puestos que quedarán vacantes hasta completar una nómina de diez participantes. Era un puesto reservado para los trasmeranos, que no han preparado del todo la temporada de bateles y cuyo nivel estaba en una zona de nadie, insuficiente para alcanzar a Castro y Astillero pero muy por encima de Santoña y La Maruca. Sin embargo ayer fueron cuartos aportando el factor polémico que acostumbra a acompañar a toda regata.

Todo sucedió en la última ciaboga. Algunos delegados ya habían advertido que las dos primeras balizas exteriores estaban excesivamente juntas. Trasmiera bogaba por la calle dos y Santoña por la uno y hubo un toque de remos que terminó con un remero trasmerano viéndose de repente con las manos vacías y sin nada con lo que ayudar a empujar el batel. Los jueces hicieron la vista gorda e incluso apuntaron que fue culpa de los de Pedreña, pero el caso es que, en una tripulación formada por sólo cuatro remeros, contar con uno menos se nota en exceso. Tanto, que los entrenados por Ángel Gómez Bedia perdieron quince segundos en quinientos metros mientras vieron cómo La Maruca se llevaba el tercer puesto.

Este suceso puso emoción a la pugna por la medalla de bronce, que parecía tener dueño. Sin embargo, el interés estaba en la lucha por la bandera. Tanto Castro como Astillero presentaron las mismas tripulaciones que en la jornada del sábado. Los castreños dieron continuidad a la formación que se proclamó campeona de España de la modalidad el año pasado. Se trata de un batel ligero formado por los primos Montenegro, Luis Miguel Villar, Jose Ángel Cambados e Iker Gimeno en labores de patrón. Mientras, los azules volvieron a probar la experiencia de colocar a María Gil en la popa acompañada de Raúl García, Alberto González, Mikel Arostegi y Fernando Rúa.

Sólo mostraron batalla en el primer largo porque, a partir del segundo, quienes vestían de rojo comenzaron a poner agua de por medio. Castro bogó por la calle tres mientras que Astillero se hizo con la más deseada durante toda la mañana, que fue la cuatro. El viento era ligero del noroeste y lo cierto es que no afectó demasiado al desarrollo de los acontecimientos. No hay, por lo tanto, excusas a una victoria que se consolidó en cada una de las maniobras, de donde los rojos salían mucho mejor parados y con mayor sensación de potencia. La superioridad que se percibió en el agua se alimentó poco a poco y largo a largo.

El primer cuarto de regata dejó ver a las dos tripulaciones bogando a la par. Maniobraron por primera vez marcando un tiempo idéntico de 2.06, lo que cumplía con las previsiones de un duelo cerrado hasta la última remada. Las tripulaciones bogaron más lento que la tarde anterior en los largos de ida pero recuperaban e incluso superaban ese tiempo de vuelta a los Raqueros. Ya en la segunda ciaboga los patroneados por Iker Gimeno aventajaban en tres segundos a los azules que fueron cinco en el tercer parcial y ocho en la meta.

La superioridad roja había quedado en evidencia pero saben muy bien que esto acaba de empezar. Los castreños se llevaron la bandera, la primera de la temporada pero quizá su alegría no fue mayor que la de La Maruca. Los de Santander comenzaron pensando que tenían en Santoña a su principal rival. Bogaron en la calle exterior, sufriendo más que nadie a los botes de recreo que se dejan ver en todas estas citas y se aprovecharon de las hostilidades ajenas.

CLASIFICACIONES:

SENIOR MASCULINO
1. Castro................................... 8.43,50
2. Astillero................................ 8.51,59
3. La Maruca..............................9.17,28
4. Trasmiera.............................. 9.19,36
5. Santoña................................9.24,48
JUVENIL MASCULINO
1. Astillero.................................9.22,30
2. Trasmiera............................. 9.26,37
3. Camargo..............................9.26,98
4. Castro................................... 9.27,48
5. Pedreña..............................10.30,00
CADETE MASCULINO
1. S. Pantaleón........................ 6.48,32
2. Castro.................................. 6.48,98
3. Astillero.................................6.51,82
4. Camargo................................ 7.11,00
5. Castreña................................7.12,33
INFANTIL MASCULINO
1. Camargo.............................. 4.45,58
2. Astillero............................... 5.06,44
3. Castro.................................. 5.06,83
4. S. Pantaleón......................... 5.07,41
5. Colindres..............................6.00,27
ABSOLUTA FÉMINAS
1. Astillero................................ 9.54,85
2. Colindres............................10.30,09
3. La Maruca.............................10.41,17
JUVENIL FÉMINAS
1. Camargo.............................. 10.38,14
2. Castro.................................. 10.52,51
PROMESAS FÉMINAS
1. Astillero..................................5.09,61
2. Trasmiera.............................5.24,85
3. Colindres................................7.01,78

Extraído de: elalerta.com

REMO / Castro golpea primero