lunes. 05.12.2022

El día 29 de septiembre del 2015, los padres y madres de las niñas de la escuela municipal de gimnasia rítmica de Castro – Urdiales , mantuvieron una reunión con la concejala de deportes, doña Ainhoa Pérez San Miguel, y el técnico de instalaciones deportivas don Pedro Ruiz para tratar los cambios trascendentales que resienten el correcto funcionamiento de dicha escuela. 






El primero de ellos es una reducción del 50% de las horas de entrenamiento del grupo de gimnastas de competición al mismo importe que en el año 2014. Según los padres, "esta decisión se toma desde el ayuntamiento con el animo de que las escuelas MUNICIPALES sean autofinanciables a través de las cuotas de los usuarios, y con este fin se firma en Abril un convenio con vigencia de un año".

Sin embargo, lo realmente trascendente es que esta reducción haría inviable la competitividad de este grupo tanto a nivel regional como nacional cambiando la trayectoria medallista que tenían hasta ahora.

En segundo lugar estaría el cambio del local de entrenamiento. Según los padres, el actual local (colegio de Santa Catalina) no reúne las condiciones necesarias para la practica de este deporte. El motivo del cambio ha sido la cesión del anterior local( IES. Ataulfo Argenta) a un club privado de fútbol. Esta decisión, habría sido tomada desde la consejería de educación de Cantabria en connivencia con la dirección de dicho centro.

A la finalización de la reunión se acordó verbalmente recuperar las horas de entrenamiento para las gimnastas para este año 2015, aunque sólo podrán disponer de una de las entrenadoras.

Así mismo, se agendó una nueva reunión para marzo del 2016 "para ver si vencido el convenio actual son capaces de reanudar el óptimo funcionamiento de la escuela, tanto en el número de horas y de entrenadoras por grupo, como a la hora de facilitarnos un local de las características necesarias para la práctica de este deporte".

Según los padres, "estos compromisos, y a pesar de la buena voluntad Doña. Ainhoa Pérez, nos deja mal sabor de boca y sobre todo una gran incertidumbre de que seamos capaces de recuperar las condiciones necesarias para seguir con la buena trayectoria que ha tenido la escuela en todos sus niveles y creando ilusión entre la niñas que hoy comienzan en este maravilloso deporte".

Los padres de las niñas de la EM de Gimnasia Rítmica quedan con "mal sabor de boca"...