viernes. 03.02.2023

El recorrido de la edición 2011 de la Vuelta a España que se presenta hoy en Alicante, y que pasará por la localidad de Castro Urdiales en la etapa 19ª, se presenta como una de las vueltas más duras de los últimos años.

Plantea un recorrido en el sentido de las agujas del reloj, partiendo de la localidad de Benidorm el 20 de agosto con una contrarreloj por equipos y acabando en Madrid, tres semanas después.




Por el camino quedará un recorrido que planta cara a la orgía montañosa planteada por las otras dos grandes, Giro y Tour, para sus ediciones de 2011. Seis finales en alto, otra etapa de alta montaña sin final en alto y muchas jornadas de media montaña y con alicientes en los kilómetros finales son los rasgos más destacados de un recorrido que, al igual que en Italia y Francia, reduce la lucha contra el crono y primará más a los escaladores en detrimento de los ciclistas más potentes y todoterreno.

El primer final en alto llegará pronto, en la cuarta jornada, en Sierra Nevada, que será además el techo de la Vuelta y por tanto, Cima Alberto Fernández. Tras repetir las metas del pasado año en Valdepeñas de Jaén y Córdoba, la Vuelta buscará el norte, para por el camino plantear batalla con una gran etapa de media montaña en San Lorenzo del Escorial y visitar la Estación de Esquí de la Covatilla, en Béjar (Salamanca). Precisamente será la capital charra la sede de la única crono individual de la Vuelta, 40 kilómetros totalmente llanos y que obligarán a los escaladores a recuperar tiempo posteriormente en las etapas montañosas.

Tras la jornada de descanso, se pondrá rumbo a Galicia, donde se recuperará una cima olvidada por la Vuelta en las últimas décadas, la de Cabeza de Manzaneda, que será final de etapa el 31 de agosto. Una etapa llana en Pontevedra será la antesala de una buena ración montañosa que se iniciará con uno de los estrenos más esperados por la ronda española, el del Puerto de Ancares, un coloso que esperará a los ciclistas el día que la etapa acaba en Ponferrada, y que es considerado sin ninguna duda uno de los puertos más duros de la geografía ibérica. Al día siguiente llegará la obligada visita a Asturias con el cuarto final en alto de la Vuelta, en La Farrapona, puerto inédito techo de Asturias, y al que se llegará tras pasar por otro viejo conocido, San Lorenzo.

El domingo 4 de septiembre, justo antes del segundo descanso, llegará el turno del Angliru. La montaña más carismática de La Vuelta regresa para volver a ser juez de la carrera. En sus duras rampas se dilucidará gran parte de la victoria final.

Tras la visita a Haro, la Vuelta llegará a Cantabria repitiendo el final del año pasado en Peña Cabarga, para plantear al día siguiente una bonita jornada de media montaña por los Valles Pasiegos y La Trasmiera entre las localidades de Solares y Noja.

La villa costera verá partir la carrera rumbo al País Vasco 30 años después. A la provincia de Vizcaya se entrará a través del municipio de Castro Urdiales y de los puertos de La Granja y Las Muñecas, para, tras dos pasos por El Vivero, terminar en la Gran Vía bilbaína. La siguiente y penúltima etapa finalizará en Vitoria, tras pisar territorio guipuzcoano y tras rendir visita a uno de los puertos míticos en la historia de la Vuelta, Urkiola.

Será la última oportunidad de batalla antes del paseo triunfal del domingo 11 en el Paseo de la Castellana de Madrid.


La Vuelta 2011, de las más duras de los últimos tiempos