jueves. 02.02.2023

Una parte importante de los clubes de la Asociación de Traineras (ACT)

estudia la posibilidad de crear una nueva liga sin la participación de

Astillero. Así se lo hicieron saber al presidente de la asociación,

Ángel del Hoyo, al término de la asamblea que celebraron el pasado

sábado en San Sebastián.
Los siete clubes vascos (Hondarribia, Orio, Pasai Donibane Koxtape,

Zumaia, Zarautz, Arkote y Urdaibai) solicitaron la convocatoria en los

próximos días de una nueva reunión extraordinaria para abordar la

futura creación de una liga para la que ya se barajan incluso nombres:

Asociación de Clubes de Remo o Liga de Élite de Traineras, en

sustitución de la actual Liga de la Asociación de Clubes de Traineras.


Con los dos expedientes abiertos a Astillero todavía sin resolver,

los incoados por el Gobierno Vasco y por la propia ACT, por los hechos

ocurridos tras la regata de Hondarribia, los clubes veteranos y con más

peso de la ACT han encontrado en la disolución de la actual asociación

y la posterior creación de una nueva liga la forma de deshacerse

definitivamente de Astillero, algo por lo que venían suspirando desde

hace tiempo. De esta forma no haría falta esperar a la resolución de

los dos expedientes que llevan camino de alargarse más en el tiempo y

que podrían no estar resueltos para el arranque de la competición de

remo la primera semana de julio.


Fácil solución


La ACT ha encontrado la salida más fácil, pero no la más correcta.

Quedan muchas incógnitas en el aire que no se han sabido resolver. Han

colgado el cartel de tramposo a Astillero y todavía sigue buscando

motivos que así lo confirmen.


Algunos clubes de la ACT ven esta medida desmesurada y advierte de

que se les puede volver contra ellos, si bien cuenta con el apoyo

institucional para conseguir su objetivo y ello les anima a dar el paso

adelante.


El nacimiento de una nueva asociación daría mucho que hablar y no

tendría la credibilidad de la que ahora goza la ACT. La principal

preocupación de los clubes vascos es que mientras se resuelven los

expediente abiertos pasa el tiempo y Astillero puede volver a ganarles

en la campaña 2006.


Hay que recordar que de acuerdo a los resultados de los 103

controles que se han efectuado a los astillerenses en ningún caso se ha

detectado positivo alguno, por lo que los clubes de la ACT se aferran

al interrogatorio de Hondarribia para acusar a los astillerenses de no

haber pasado un control antidopaje


Según acordaron el pasado martes los clubes vascos en una primera

reunión de trabajo celebrada en Deva, el club vizcaíno de Isuntza sería

el encargado de cubrir la plaza vacante dejada por Astillero, al ocupar

en la última temporada el tercer puesto final en el play off de ascenso

y descenso de la ACT. Zumaia y Zarautz fueron los que ascendieron.


No se descarta tampoco que Trintxerpe, cuarto clasificado en el

play off, tenga todavía alguna opción si cualquiera de los clubes

cántabros decide no participar. Aunque con esta incorporación sumarían

once clubes, por lo que en sus planteamientos tan sólo parece que se

considera la posibilidad de que uno de los dos, Castro o Pedreña, no

continúe en la nueva asociación.


Los gallegos, también


A los siete clubes vascos habría que sumar los gallegos de Cabo da

Cruz y Mecos, si bien éste último no firmó la solicitud de reunión

hasta conocer más datos.


Para los gallegos al ser sólo dos, Cabo Cruz y Mecos, resultará

complicado hacer semejante esfuerzo y estar durante toda la temporada

de viaje para cumplimentar el calendario.


Cortina de humo


La asamblea del pasado sábado fue una cortina de humo para poder

comenzar de forma correcta el procedimiento de la creación de la nueva

Asociación ya que darán traslado a la misma de todos los capítulos que

en la actualidad manejan en la Asociación de Clubes de Traineras.

Incógnita sobre los cántabros

La incógnita reside en saber qué postura adoptarán los otros dos clubes

cántabros de la actual Liga ACT, Pedreña y Castro. Desde el Gobierno

cántabro siempre se ha mantenido una postura de apoyo hacia Astillero,

sobre todo porque no se ha demostrado la culpabilidad de los azules.

Ahora, habrá que saber si ese apoyo se mantiene y cómo se posiciona el

Gobierno con los clubes que rompan la disciplina regional. Hay que

tener en cuenta que los clubes de la ACT reciben, cada uno, 60.000

euros de subvención.


Los clubes cántabros, según se desprende de las firmas que avalan

la formación de la nueva asociación, no apoyaron la propuesta que nació

en la reunión secreta de Deva, aunque sí parece que estaban al

corriente de los planteamientos de los vascos sobre el nacimiento de la

nueva asociación.


Tanto Castro como Pedreña se encuentran en una situación

complicada. Si apoyan el boicot a Astillero sin haberse demostrado su

culpabilidad les resultaría difícil justificar su decisión.


Renunciar a remar en la 'liga de las estrellas' significaría irse a

la Liga Federativa y ello con un riesgo muy importante ya que esta

competición depende de la Federación Vasca y ésta de la Consejería de

Cultura del Gobierno vasco y del director de Deporte, con lo que no hay

que descartar que a los clubes cántabros, como ya ocurrió hace alguna

temporada, se les pusiese un veto a su participación.


La situación es complicada y los que acusan a Astillero de

'tramposo' no terminan de probar las culpas de los astillerenses, que

hasta la fecha lo único que han hecho ha sido ganar las regatas en el

agua, aunque en la actualidad esta a punto de perderlas en los

despachos. Cantabria para esta campaña puede contar en el agua con los

barcos de Camargo, Laredo, Colindres, Pontejos, Santander, Pedreña,

Castro y Astillero, pero hoy serias dudas de donde bogarán.

Extraído de: eldiariomontanes.es

La ACT, en vías de disolución