jueves. 22.02.2024

Los dos expedientes que tiene abiertos Astillero por los sucesos

ocurridos la temporada pasada en Fuenterrabía mantienen la incógnita

sobre el futuro del club cántabro en la Liga ACT. Uno de los

expedientes ha sido abierto por la propia asociación y el otro por el

Gobierno vasco. En este último, la propuesta de sanción es de dos años.
La juez instructora del expediente sancionador del Gobierno vasco por presunto incumplimiento de la obligación de someterse a un control antidopaje (realmente consistió en un interrogatorio y no en una toma de muestras) ha propuesto duras sanciones para los remeros y el preparador de Astillero, José Manuel Francisco. A fecha de hoy, el expediente del Ejecutivo vasco se encuentra pendiente de fallo. Los deportistas han presentado sus alegaciones y ahora hay que esperar la sanción, que podrá ser recurrida en la justicia ordinaria.

Las alegaciones de los remeros de Astillero tienen como base el fallo de la denuncia que el propio club presentó contra los funcionarios del Gobierno vasco que acudieron a Fuenterrabía. La magistrada consideró que Astillero podrá alegar en el procedimiento administrativo «la posible concurrencia de causa justa en su negativa a someterse a un control que creyó de orina y luego resultó ser un cuestionario, al que parece ser no se negaban a realizar, siempre que fuera con asistencia letrada». Astillero tendrá que esperar el fallo y comenzar un nuevo camino en la justicia ordinaria en el supuesto de que sea sancionado con no poder remar en el País Vasco.

En la ACT

El próximo día 27, como fecha límite, deberá conocerse el fallo del expediente de la ACT, que tuvo su último acto de toma de declaraciones el día 17 en la sede de la asociación por parte del juez único Miguel Juane. Las declaraciones de todos los remeros fueron en el sentido de estar autorizados a los tratamientos que habían recibido y las dolencias que habían padecido.

Las explicaciones de los deportistas fueron ratificadas por el médico de la ACT, Juan José Badiola, que en sus manifestaciones indicó que las autorizaciones para tratarse eran correctas. Badiola explicó que tan sólo le había llamado la atención el elevado número de solicitudes.

De acuerdo a las normas de la ACT, los remeros de Astillero fueron tratados una vez que la propia asociación les autorizó a ello por medio de sus responsables médicos.

Podría darse el caso de que el juez de disciplina de la ACT Miguel Juane desestime el caso y no imponga ninguna sanción a los deportistas y que el Gobierno Vasco les impida competir en sus aguas. Esta situación tan especial podría llevar a los astillerenses a poder competir sólo en las regatas de la Liga que se celebren en Galicia y Cantabria.

Extraído de: eldiariomontanes.es

La ACT, a la espera de la resolución de los dos expedientes contra Astillero