viernes. 03.02.2023

El esperado duelo entre Castro y Candesa Camargo respondió a todas las expectativas. En un Peru Zaballa abarrotado y que respiraba el ambiente de aquellos históricos duelos de División de Plata, la decimocuarta edición del derbi cántabro tuvo emoción, goles, jugadas polémicas y reparto de puntos tras un intenso tramo final en el que el conjunto castreño logró remontar un 1-3 adverso actuando con portero jugador.

Con dos equipos que se conocen de memoria, la primera mitad estuvo más presidida por el respeto mutuo que por las ocasiones de gol. Lo más destacado para el conjunto local, que acudía con varias bajas, cuatro juveniles y un cadete en la convocatoria, fue el debut de dos nuevos valores de la cantera. Además de Dani Alonso y Chema, que llevan participando desde el inicio con la primera plantilla, el capitán del Juvenil Aspi y el Cadete Imanol hicieron su debut con la primera plantilla en liga; con su debut, Imanol Olivera se convierte en el jugador más joven que ha vestido la camiseta castreña en un partido de competición oficial.

Y tras un primer periodo sin muchas acciones de peligro, hubo que esperar al tramo final para ver el primer tanto, tras una jugada personal de Pedro que el capitán castreño definía con un potente disparo con la pierna derecha que entraba pegado al larguero de la meta de Uco. Sin embargo, la alegría duró muy poco a los locales, ya que en la siguiente jugada un pase de Rober al interior del área era desviado por Juan Cruz al interior de su propia portería. Con empate a uno se llegaría al descanso.

La segunda mitad fue mucho más animada, y el partido fue ganando en intensidad y emoción a medida que se acercaba el final, con ambos porteros con bastante más trabajo que en la primera parte. El conjunto camargués lograba situarse con un marcador de 1-3 a cuatro minutos del final gracias a sendos contragolpes culminados por Goñi y Jose Martín, renta que pudo ser mayor incluso ya que con 1-2 en el marcador, habían estrellado un balón en el poste tras un disparo de Goñi desde su pista que pillaba adelantado a Jose Mari.

Sin embargo, el conjunto rojillo no se dio por vencido, y se jugó sus últimas bazas con Pedro como portero jugador. Tras unos agónicos últimos minutos, en los que la pareja arbitral, probablemente la peor que ha pasado por el Peru Zaballa esta temporada ( lo cual tiene su mérito, no se crean ), no señalaba como penalty sendos derribos en el área a Chema y Edu Vidal, el conjunto rojillo lograba igualar la contienda con dos tantos casi consecutivos actuando con cinco jugadores de pista; la grada del recinto castreño, que no había dejado de empujar durante toda la segunda parte, estallaba tras el tanto de Dani Alonso que dejaba el marcador en el 3-3 que a la postre sería definitivo.

Al final, justo reparto de puntos en un encuentro que pudo ganar cualquiera y que tuvo toda la emoción, intensidad y polémica que siempre ha distinguido a este tipo de duelos. Este resultado supone la pérdida del liderato para el Castro en beneficio del Ribera de Navarra, que ahora aventaja a los rojillos en un punto; la próxima semana, el conjunto castreño afrontará su último derbi cántabro de la temporada, visitando la cancha del Peñucas el Domingo a partir de las 12:00 h.

Fuente: Gabinete de prensa del Fútbol Sala Castro

FÚTBOL SALA / Castro y Candesa empatan en un emocionante derbi