miércoles. 19.06.2024

Sólo una semana después de que el Juvenil se proclamase Campeón por segunda vez, los Cadetes han logrado dar una nueva alegría a la afición rojilla al finalizar en primera posición en su debut en la Liga Territorial. Su victoria por 0-3 ante el Sestao pone broche de oro a una segunda vuelta excepcional, en la que los jóvenes jugadores castreños han ganado los diez encuentros que han disputado y han encajado tan sólo siete goles.


Ficha técnica

Sestao IEFPS Repelega: Jorge, Borja, Ibai, Iñigo y César. Joseba y Asier.

CQ Castro Urdiales: Jato, Alberto, Mario Pérez, Mario Zoilo y Efrén. Imanol, Pablo, Aritz, Txomin, Jorge, Luis e Igor.

Árbitro: Miguel Ángel Pardo Viña, del Colegio Vizcaíno. Amonestó a Ibai por parte local y a Mario Pérez por parte castreña.

Goles: 0-1 Min. 2 Borja, en propia meta; 0-2 Min. 32 Mario Zoilo; 0-3 Min. 38 Mario Zoilo.

Esta marca le ha permitido recortar una diferencia de ocho puntos con el Colegio Zurbaran Exbasa Bilbo, algo que parecía imposible en los primeros compases de la segunda vuelta. Finalmente, y tras una apasionante recta final en la que los jóvenes jugadores castreños han dejado de ser un conjunto de individualidades para formar un bloque compacto, ha llegado el premio: los rojillos se han impuesto por un pelo, por la mínima, por diferencia de goles, a los campeones de las dos últimas ediciones. Con este triunfo, nuestro Club se convierte en el primero de esta zona que consigue hacer doblete en las dos principales competiciones de base en la misma temporada.

Los cadetes emularon al juvenil y también cantaron el alirón en Las Llanas.Al igual que los Juveniles la pasada semana, el Municipal de Las Llanas de Sestao fue el escenario para el alirón rojillo; qué curioso es el deporte a veces. El C. Quintana Castro dependía de sí mismo: una victoria le daba automáticamente el título pasara lo que pasara en el enfrentamiento entre Zorrotzako Tecnocasa y Zurbaran Bilbo. Falta hacía, porque como se sabría posteriormente, el Bilbo hizo sus deberes y quedaba a la espera de la carambola en Las Llanas.

Sabedores de esta circunstancia, el del Sábado fue el partido más serio del equipo castreño en toda la temporada. Ni siquiera a la ida en el autobús se oía el vuelo de una mosca. Los rojillos salieron muy concentrados, y a los dos minutos ya mandaban en el marcador gracias a un tanto en propia meta del conjunto sestaotarra. A partir de ahí, los rojillos hicieron de la intensidad defensiva su mejor arma, sin renunciar a buscar un nuevo tanto que les permitiera encarrilar aún más el partido. Pero los locales no eran unos invitados de piedra en la fiesta rojilla; los entrenados por Iñigo Martínez obligaron a Jato a emplearse a fondo para sacar un par de balones que hubieran podido complicar mucho el partido para el equipo castreño. Pese a que ambos contendientes tuvieron opciones para anotar, ambos guardametas impidieron que el marcador se moviera antes del descanso.

En la segunda parte, el conjunto castreño siguió intentando anotar un gol que le permitiese afrontar la recta final con tranquilidad. Tras algunas ocasiones fallidas, el tanto acabaría llegando de la forma menos esperada, con un remate desde la frontal de Mario Zoilo que pillaba a contrapié al meta local. Seis minutos más tarde, de nuevo Mario Zoilo subía el 0-3 al marcador y ahí sí que parecía acabarse todo. Caso curioso el de Mario Zoilo: tras toda una campaña con el equipo Juvenil, sólo ha jugado dos partidos con el Cadete, pero sus goles han sido de los más importantes de la temporada: los dos al Zurbaran Bilbo y dos de los tres del partido decisivo.

Con una renta de tres tantos, el Construcciones Quintana Castro supo nadar y guardar la ropa a la espera del pitido final para festejar el alirón. Un momento esperado y peleado de poder a poder con el Zurbaran Bilbo, en la recta final de liga más apasionante que se recuerda, una pugna en la que cualquiera de los dos contendientes hubiera sido justo vencedor.

Como siempre, Rosa apoyando al equipo y obsequiándoles con tarta y sidra.

A partir de ahí, se pueden imaginar. Alegría, celebraciones, gritos, entrenadores y técnicos empapados y el jolgorio en el vestuario normales en jugadores de catorce y quince años. Ahora, y tras esta agradable resaca, los jóvenes jugadores rojillos afrontarán la competición copera, que supondrá una buena oportunidad para que los jugadores de primer año tomen aún más responsabilidades, dado que a partir de ahora la mayor parte de los jugadores de segundo año pasarán a engrosar los entrenamientos del Juvenil, que comienza a preparar su participación en la V Copa de España Juvenil de Clubes que se celebrará a primeros de Mayo.

Pero todo eso llegará más adelante, ahora es tiempo de disfrutar. Enhorabuena a todos.

Fuente: Gabinete de Prensa CFS Castro-Urdiales - Construcciones Quintana.


El Construcciones Quintana Castro cadete, también campeón de liga