miércoles. 24.04.2024

Tras dejar casi sentenciada su permanencia en la División de Plata por undécima temporada consecutiva, el Castro vuelve al Peru Zaballa para disputar uno de los partidos más esperados de la temporada. Los rojillos tienen su primera oportunidad para obtener la salvación matemática, en casa y ante su mayor rival regional, un Candesa Camargo que pese a encontrarse ya descendido matemáticamente, quiere mejorar su clasificación y apurar así sus opciones de ser repescado a final de temporada, en caso de que algún equipo no pueda afrontar el ascenso.


Y es que pese a que en esta ocasión los puntos en juego tienen la trascendencia de duelos anteriores entre castreños y camargueses, este tipo de enfrentamientos siempre tienen un carácter especial, independientemente de la situación de ambos equipos en la tabla.

El equipo camargués, cuya única victoria de la temporada hasta la fecha fue precisamente ante el equipo castreño, acude al Peru Zaballa con intención de reeditar el triunfo logrado en el partido de ida, aunque con una plantilla algo más mermada que en la primera vuelta. Por diferentes motivos, Bertín, Cardeñoso, Aga o el meta Revilla ya no están en el equipo, aunque sí serán de la partida otros componentes clave como el brasileño Urmann, los madrileños Héctor y Lozano, el guardameta Javi Martínez o el ex rojillo Oscar Cañizares.

No obstante, la principal novedad que presentará el Candesa en el duelo de mañana estará en el banquillo, y es que tras quince enfrentamientos, el de mañana será el primer derby cántabro sin Eduardo Lostal al frente del equipo camargués. El nuevo Director Deportivo del Candesa presenciará en esta ocasión los toros desde la barrera, y su lugar será ocupado precisamente por un técnico castreño, Miguel Angel Liaño.

Esa es otra de la tónicas habituales en este tipo de partidos, ya que hay varios componentes de los dos conjuntos que los han vivido vistiendo ambas camisetas. Uno de ellos, Edu Vidal, vuelve a la convocatoria castreña tras perderse el partido del pasado Domingo en Ferrol por sanción.

Salvo las habituales molestias, que en algunos casos comienzan a molestar más de lo debido pero que en principio no podrán ser tratadas a fondo hasta final de temporada, todo apunta a que la totalidad de la plantilla castreña estará a disposición de Juanan Rodríguez para el choque de mañana. Y es que nadie quiere perderse este partido, más aún si tenemos en cuenta que una victoria supondría obtener matemáticamente el primer objetivo de la temporada, independientemente de lo que haga O' Parrulo en Tres Cantos.

Por ello, y para brindar además una alegría a una afición que les ha arropado en los malos momentos que han tenido que pasar a lo largo de la temporada, el conjunto castreño quiere obtener la victoria en el choque de mañana. Quedar lo más arriba posible es el objetivo que los rojillos se plantean a partir de ahora, por respeto a su afición, al historial del Club y para demostrar, ahora ya sin presión, que la plantilla castreña tiene más potencial de lo que se refleja en la clasificación.

A falta de la última sesión de la semana, la convocatoria quedará compuesta por Marco y Alvaro como guardametas, así como por Kiko, Abel Macías, Edu Vidal, Borja, Pedro, Cabanas, Chiqui Gil, Alfonso, Moky y Jose Mari Liendo como jugadores de campo. El partido se disputará a partir de las 17:00 h. y será dirigido por los Sres. Marcos García y Pérez Alvarez, del colegio leonés.

El Juvenil cierra la liga el Domingo en Santutxu

Las dos últimas derrotas de los Juveniles han impedido que puedan alcanzar el quinto puesto por el que llevan peleando toda la segunda vuelta. La visita al Berrio-Otxoa de este Domingo (12:45 h.) servirá por tanto para poner fin a esta primera participación de los castreños en la Liga Nacional Juvenil y tratar de sumar tres puntos más, que les asegurarían el séptimo puesto y les permitirían soñar con el sexto si el Aloña Mendi no es capaz de vencer a domicilio al Gaztelueta.

Por lo tanto, buena opción de los jóvenes jugadores rojillos para demostrar de una vez por todas carácter lejos del Peru Zaballa, ya que la cancha de Santutxu es una de las más complicadas del grupo, y donde los dos primeros de la tabla han sido incapaces de vencer. La fortaleza de los bilbaínos en su feudo, unido al afán de tomarse la revancha por el 7-5 encajado en Castro Urdiales, serán suficientes motivaciones para un conjunto que ya no se juega nada a efectos clasificatorios. Cómodamente instalados en la quinta plaza de la tabla, los naranjas despedirán a su capitán y gran estrella, Pibe, quien disputará su último partido en esta competición al concluir su periplo como juvenil.

Para este encuentro Mateo Fernández sigue contando con la baja del sancionado Toño y la duda del pívot Sergio, que aún arrastra problemas en su tobillo. El equipo realizará esta noche su última sesión preparatoria de cara al encuentro del Domingo ejercitándose junto al equipo de División de Plata.

Fuente: www.fscastrourdiales.com

El Castro FS busca la permanencia matemática en el derby cántabro