miércoles. 28.02.2024

El primer partido de semifinales entre el primer y el cuarto clasificados tenía un claro favorito. El MR seguros se había paseado durante toda la liga con alguna dificultad ante los equipos de arriba, pero sin mayores problemas para ganar.

 Sin embargo, los de Sámano, rodeados de su público y sin nada que perder, salieron a la cancha totalmente convencidos de las posibilidades de victoria.

 


Y su convicción y determinación tardó poco tiempo en ponerse de manifiesto. En efecto, el primer cuarto decidió el resto del partido. La naranja mecánica endosó un parcial de 23 –10 en este primer cuarto. El sistema flex de los calasancios no daba con los resquicios de la defensa samaniega para anotar con facilidad y acababa con malos tiros unas veces y con fallos por los nervios otras.

 
El segundo cuarto siguió en esa tónica, aunque el parcial en esta ocasión se igualó bastante con un 13 – 17 a favor de los de los aseguradores.

 
Lo que iba a marcar el devenir del partido era el tercer cuarto. Los que jugaban de locales por clasificación, no estaban dispuestos a perder sin dar batalla y salieron a por todas. Las defensas eran cada vez más fuertes y se lograban más robos de balón. Pero esta mejoría en el juego no se vio reflejada en el marcador ya que al mínimo descuido los de Sámano respondían con canastas de tres que lograban mantener la diferencia en el marcador. Este cuarto acabó con empate a 21 puntos.

 
El último cuarto fue un querer y no poder del equipo santanderino que se vio obligado a hacer personales que llevaron a los jugadores del Sámano a la línea de tiros libres en numerosas ocasiones. El anfitrión, que se veía ganador, empezó a hacer circular el balón por el perímetro y logró hilvanar combinaciones en donde todo el equipo tocaba balón antes de conseguir canasta bajo tablero. Aún así, los de Calasanz  no tiraron la toalla en ningún momento.

 
RESULTADOFINAL:   MR SEGUROS   67  -  SAMANO CASTRO BASKET  82.

 

 Segunda semifinal

La segunda semifinal se prometía tan igualada o más si cabe que la primera. Los dos equipos se habían vencido a domicilio y había una gran rivalidad. Se enfrentaban los dos equipos con más quilos dentro de la bombilla de la fase final. Jugadores veteranos con mil batallas a sus espaldas que no querían dejar pasar la oportunidad de ganar quizá su última gran batalla como jugadores. Y tampoco defraudaron.


El partido fue muy intenso, con mucha dureza en el juego propia de las características de ambos equipos y no exento de algún que otro rifi-rafe que no llegó a mayores. Sin embargo, aunque gran parte del juego se desarrolló dentro de la pintura, no por ello dejó de haber cuartel en la retaguardia. Ambos equipos intercambiaron triples durante todo el encuentro. No en vano Reocín contaba con Rubén, jugador experimentado y lleno de pundonor y ejemplo para las nuevas generaciones, que a pesar de su maltrecha rodilla sigue jugando de poste, de triplero, de entrenador... acompañado muy bien por sus compañeros y amigos que no dudan en tirar y encestar siempre que el contrario se lo permite.


Por el otro bando se encontraban dos de los mejores artilleros de la categoría, Miguel Sol y Carlos Gómez que no permiten a las defensas rivales ni un segundo de desfallecimiento ya que son mortales en el perímetro y hacen a los rivales  muy difícil ganar los partidos con tanteos por debajo de los 70 puntos. Muy bien acompañados por la guardia pretoriana de Antonio Carmona y Aitor Sánchez, más conocido como “el muñeco”. Yo añadiría que diabólico para los rivales.

El partido acabó con la victoria de los a priori favoritos aunque con un desgaste que dejaba dudas sobre el estado físico para el día D.


RESULTADO FINAL:  C. B. CASTRO 76  -  ASFÍN-REOCÍN  67

 

FINAL

Si las semifinales fueron apasionantes y llenas de incertidumbre, no lo fue menos la final.

Todas las escaramuzas previas habían culminado con victoria de los decanos, aunque estas victorias habían sido siempre in extremis. No en vano, el último partido de liga, la semana anterior, se tuvo que dilucidar en la prórroga en donde los de la escuela sucumbieron por eliminación de sus jugadores y falta de temple en los minutos finales.

 
Efectivamente, el partido no tuvo un minuto de descanso. La afición de los del C.B.C. era más numerosa y empujó mucho al principio, pero pasados los dos primeros cuartos fue apareciendo la hinchada de la “naranja mecánica” que logró ahogar los gritos de ánimo de la hinchada rival.

 
El partido, desafortunadamente para los samaniegos, no distó un ápice del guión de los anteriores enfrentamientos. Fue de poder a poder con alternancias en el marcador continuas que hubieran complicado un vaticinio hasta el mismísimo Rapel.

 
Pero por desgracia para los anfitriones, la experiencia se volvió a imponer en los minutos finales y ganó de nuevo quien supo tener la serenidad suficiente para parar y tirar en el momento adecuado.

 
RESULTADO FINAL:  C. B. CASTRO 73  –  SÁMANO CASTRO-BASKET  68

 

A destacar la actuación de Miguel Sol que fue el M.V.P. de esta fase final y la buena labor arbitral de los 4 colegiados, en especial la del señor Amat que sorprendió por su buen temple al no desentonar con los otros 3 pesos pesados del arbitraje cántabro en unos partidos nada fáciles de arbitrar.

 


Enhorabuena a todos y al baloncesto en general que dio un paso más en su resurgir y que vuelve a levantar pasiones allá por donde va.


Agradecimientos al ayuntamiento de Castro Urdiales y a la Junta Vecinal de Sámano por su colaboración entusiasta y a Autoescuela Lombilla como nuestro patrocinador principal sin cuyo apoyo y el de muchos otros sería muy difícil salir adelante.

 

Ah, y que no se nos olvide la consigna de Pepu Hernández:

 ¡ BA    LON   CES    TO !

Cronica Fase Final Samano-Castro Basket