domingo. 25.02.2024

La ascensión a los lagos de Covadonga fue un hito en la reciente historia de la Vuelta Ciclista a España, pero los cicloturistas de la Clásica Internacional, cuya novena edición se desarrolló el pasado sábado, la han consagrado como un mito de alta montaña para los aficionados al deporte de las dos ruedas de éste país. Basten como ejemplo bien reciente los cuatro mil cicloturistas que tomaron parte el pasado día 21, en plena jornada de reflexión electoral, en esa multitudinaria marcha que transcurre, en su tramo final, por la vertiente canguesa del parque nacional de los Picos de Europa.


El cántabro de Castro Urdiales Kepa Vallejo Ugarte, de la SD Orduñesa, fue el primero en arribar al área de servicio público de Buferrera, tras 110 kilómetros de itinerario por diversas carreteras del oriente asturiano, invirtiendo en el trazado 3 horas, 18 minutos y 28 segundos. Raúl Portillo Saldamando, del mismo equipo, fue segundo, y Jon Diez Gallego, del Club Urgozo, de Amorebieta, tercero.

En mujeres, la primera en finalizar la marcha en Buferrera fue Joana Martínez Ahedo, del Club Txori-Erri, de Baracaldo, que empleó 3:51.58, seguida de Virginia Lotina Sainz-Espiga, de Basauri, y de Estíbaliz García Mendiguren, de Usansolo. La organización, a cargo del Club Ciclista Navastur y el Ayuntamiento de Cangas de Onís, premió al final de la prueba, que no tiene carácter competitivo, a todas las chicas -una veintena- que tomaron parte en la Clásica Cicloturista Internacional Lagos de Covadonga, entre ellas algunas asturianas.

La entrega de obsequios y sorteo de regalos se desarrolló, a media tarde, teniendo como «spiker» a Juan Mari Guajardo -uno de los animadores habituales de la Vuelta Ciclista a España-, en un abarrotado pabellón polideportivo municipal de Cangas de Onís que contó con la presencia, entre otros, del alcalde cangués, Alfredo García Álvarez, el cual recibió de manos de Ángel Pruneda, máximo responsable del CC Navastur, una placa conmemorativa en agradecimiento al apoyo y colaboración prestada a la marcha cicloturista, considerada en estos momentos como la segunda mejor de cuantas se celebran en este país, únicamente superada por la archipopular «Quebrantahuesos».

Los participantes masculinos más jóvenes en la IX Clásica Internacional fueron el madrileño de Alcobendas Juan Carlos González Escabía y el alcarreño de Torrejón del Rey Diego Sánchez Ruiz; en mujeres, las más jóvenes fueron la madrileña de Villarejo de Salvanes María Victoria Alonso Ayuso y la guipuzcoana de Urretxu Esther Ormazábal Aristegui. La distinción al más veterano recayó en Ramón Villa Amieva, de Llanes, que cuenta con 73 años de edad; en tanto, en mujeres, fue para María Jesús Lana Velasco, de 53 años, del CC Zalla. En cuanto al premio al participante más lejano, éste fue para Silvio Alexis Wiliezko, que vino desde Crespo (Argentina).

El Club Ciclista Alcobendas, de Madrid, con 40 participantes, resultó ser el más numeroso, por delante de la Sociedad Ciclista Zalla (Vizcaya) y del también vizcaíno Club Ciclista Urgozo. El Club Ciclista Naviego y el Club Cangas de Onís Ciclismo fueron los asturianos con mayor presencia en la marcha.

Por su parte, el Club Ciclista 31 de Janeiro, de Oporto (Portugal), se llevó el premio a la constancia y hermanamiento, pues son fieles a la Clásica Lagos de Covadonga. Otro club luso, el Cicloturismo de Fanzares-Ciclos Cabanas, fue agasajado como club portugués con mayor participación en esta novena edición. Los clubes españoles más lejanos serían el CC Spain Team, de Alicante, y el CC Acci, de Granada.

CICLISMO / Una Subida a los Lagos en ascenso