martes. 18.06.2024

La 15ª edición de la marcha cicloturista Larra-Larrau se celebró durante el día de ayer en la localidad navarra de Isaba, en la que participaron más de 670 corredores, entre los que 668 se habían inscrito previamente para disputar la carrera. Los cicloturistas tomaron la salida hacia las 9.00 horas desde el puente situado en las piscinas de Isaba, y la mayor parte todavía intentaba llegar a la línea de meta, situada en el otro lado del pueblo, hacia las 16.00 horas. El gran vencedor de la edición de este año en categoría masculina fue el ciclista cántabro Iván Santurde, de Castro Urdiales, muy conocedor de la prueba, puesto que ya obtuvo la victoria en otras dos ediciones anteriores. Por su parte, en la femenina se impuso Irati Olalde, tras un poco más de siete horas.


Pero, al margen de los trofeos y los diplomas, todos los participantes disfrutaron de una gran jornada de cicloturismo en los Pirineos. Además, el tiempo volvió a acompañar, un año más, a los corredores, que se toparon con un calor axfisiante, que hizo más duro y complicado si cabe el desarrollo de la carrera, una prueba que se caracteriza principalmente por el ascenso al puerto de Larra-Larrau por sus dos vertientes, una más llevadera, y otra casi infranqueable, con un desnivel del 10%.

un único recorrido más duro

La edición de este año contó con una importante novedad, puesto que los corredores no tuvieron opción de elegir entre el recorrido largo y el corto. Todos los participantes tuvieron que abrir los 145 kilómetros marcados por la organización, el Club Pirineos. Esta decisión se tomó por el hecho de que las obras que se están llevando a cabo en la carretera que une Isaba con Belagua no permitieron que la marcha cicloturista pudiera utilizar ese trayecto, uno de los más característicos de años anteriores. Por ello, la organización se vio obligada a modificar el recorrido, imprimiendo más dureza a una prueba de por sí infernal para los corredores, pero a la vez muy seguida, puesto que cada año se van sumando más participantes.

Entre los participantes de la 15ª marcha cicloturista a Larra-Larrau se encontraban dos conocidos corredores. Por un lado, Iñaki Lejarreta, ciclista del Orbea Racing Team fue uno de los participantes. Recién llegado de los Juegos Olímpicos de Pekín, donde quedó en octava posición en la categoría de bicicleta de montaña, se apuntaba como el gran protagonista de este año y en muchas apuestas estaba como el virtual ganador. Sin embargo no pudo aguantar el cartel de favorito e Iván Santurde no cedió en su terreno. En la prueba también participó el joven ciclista navarro del Euskaltel Euskadi, Javier Aramendía que, aunque no se había inscrito, realizó el trayecto como un entrenamiento.

Un año más, el pueblo de Isaba se volcó con la organización de esta tradicional marcha cicloturista y, a partir de las 12.40 horas se fueron acercando numerosos curiosos hasta la línea de meta. La confusión se produjo cuando uno de los participantes llegó hacia las 13.15 horas al final del recorrido. El público allí congregado pensó que se trataba del primer clasificado. Pero no. El corredor tuvo que abandonar la prueba tras romper su bicicleta y se tuvo que dar la vuelta. Iván Santurde, que fue el primero en atravesar la meta, lo hizo hacia las 14.20 horas, con casi una hora de retraso de lo que estaba principalmente previsto. El corredor de Castro Urdiales dominó la prueba de principio a fin y sólo se encontró con Javier Aramendía que le seguía el ritmo, aunque finalmente pudo escaparse y coronar la prueba en solitario.

la cifra

1Hora.

Iván Santurde llegó a la línea de meta con una hora de retraso con respecto a la previsión de la organización de la prueba.

Otra edición, un nuevo éxito

El Club Pirineos, principal organizador de esta marcha cicloturista Larra-Larrau, respiró tranquilo tras observar que la carrera se estaba disputando sin incidentes de ningún tipo: "Estamos muy satisfechos de cómo ha transcurrido la prueba este año. Al final hemos contado con 668 participantes, que no está nada mal para una prueba de estas características", comentó Pedro Mari, miembro de la organización. Aunque reconoció que el número de inscritos no alcanzó a los que participaron en la edición de 2007: "La pena, quizá, es que este año hemos tenido menos participantes, puesto que el año pasado llegamos casi hasta los 1.000", continuó. Pero Pedro Mari se mostró conforme con la respuesta de la gente y con la aceptación del nuevo recorrido de la prueba: "Las obras en la carretera de Belagua nos han obligado a modificar la prueba. Por eso, pensábamos que en esta edición no íbamos a pasar de 500 participantes. Sin embargo, no ha sido así y se han superado nuestras expectativas con creces. Además, también ha participado Iñaki Lejarreta, algo que ha sido un honor para nosotros", concluyó.


Extraído de: noticiasdenavarra.com

CICLISMO / El cántabro de los Pirineos