miércoles. 24.04.2024

Desde que a finales del pasado mes de Julio hicieran su aparición en las costas cantábricas, y hasta el pasado domingo día 26 de Septiembre en que finalizó la campaña de Playas 2010, DYA Cantabria ha recogido 394 ejemplares de los organismos cercanos a las medusas conocidos como "carabelas portuguesas" a lo largo de las playas del municipio de Castro Urdiales, playa y bahía de Sonabia y playa de San Julián de Liendo.


Según fuentes de la Coordinación del Servicio de Salvamento y Socorrismo de las Playas de Castro Urdiales de DYA Cantabria, el impacto de tan voluminosa presencia ha sido mínimo en los arenales de nuestro municipio gracias al riguroso control que los efectivos del Servicio de Salvamento y Socorrismo de DYA han venido realizado de las zonas de baño, tanto a pie de playa como por medio de las embarcaciones neumáticas. De este modo, solamente se han registrado 54 casos de picadura, todos ellos de carácter leve y en los que sólo ha sido necesario practicar curas básicas.

Es previsible que cada día que nos adentramos en el otoño sea más improbable la llegada a nuestras costas de nuevos ejemplares ante el paulatino descenso de la temperatura del agua, sin embargo DYA Cantabria aconseja extremar las precauciones a los bañistas que aún quieran darse un chapuzón en nuestras aguas en los días soleados que aún disfrutaremos.

La "Carabela Portuguesa" (Physalia physalis), se distingue fácilmente de cualquier otra medusa por el neumatóforo: bolsa de gas de color púrpura o azul plateado que flota ("vela") y que sobresale del agua de modo le sirve para desplazarse por la acción del viento y las corrientes. DYA Cantabria recuerda que resulta extremadamente peligrosa la cercanía a dicha bolsa o vela, pues los tentáculos venenosos se encuentran alrededor de la misma bajo el agua, y éstos pueden llegar a medir 50 m de longitud, siendo lo común no menos de 10 m. De igual modo, es altamente desaconsejable "pinchar" su bolsa o vela, pues lejos de eliminarla, pierde su rasgo más característico y diferenciador para localizarla y permanece difícilmente visible entre aguas, aún más peligrosa si cabe.



En humanos, el veneno de la Carabela Portuguesa tiene consecuencias neurotóxicas, citotóxicas y cardiotóxicas, produciendo heridas y quemaduras de dolor muy intenso. Si bien su picadura no puede considerarse mortal en condiciones normales, ésta puede ser especialmente peligrosa en niños y personas débiles, ya que puede generar complicaciones que pueden llegar a resultar fatales. Sin embargo, si bien la Physalia physalis es el ejemplar más peligroso de los que visitan nuestras costas, no es la única cuya picadura resulta venenosa, por lo que es aconsejable extremar las precauciones ante el avistamiento de cualquier tipo de medusa.

En la web www.playasdecastro.com (sección "Avisos") de DYA Cantabria, se puede encontrar información detallada con consejos y unas rápidas recomendaciones a seguir en caso de sufrir la picadura de una medusa.

DYA Cantabria ha recogido durante este verano cerca de 400 Carabelas Portuguesas en las...