viernes. 03.02.2023

La Concejalía de Festejos indica que "las reticencias a cualquier tipo de innovación siguen siendo demasiadas" tras la negativa de los carrocistas a los cambios propuestos para el Coso Blanco

La Concejalía de Festejos y el equipo de gobierno ha emitido esta mañana un comunicado en el que aclara que "la intención de todas las propuestas de cambio ha sido revitalizar el Coso Blanco" pero que "las reticencias a cualquier tipo de innovación siguen siendo demasiadas".

"No obstante", indican, "se seguirá trabajando para mejorar la fiesta recuperando lo que fue en su día y se ha perdido".


El comunicado viene a colación de que en el Consejo de Festejos celebrado el pasado lunes día 19 de marzo, se debatió sobre los posibles cambios a introducir en el Coso Blanco de este año, no siendo admitidas muchas de las propuestas del equipo de gobierno para innovar en la edición de 2018.

Según indica el comunicado de la concejalía "las propuestas no fueron admitidas por los carrocistas". Tampoco fue admitida la opción de insertar la fiesta en la Semana Grande, que no habría recibido el respaldo de los carrocistas ni del resto de integrantes del Consejo.

 

Presentado en el Consejo de Festejos un balance económico y de actividades de las fiestas de 2017

El concejal de Festejos, Humberto Bilbao, presentó en el Consejo de Festejos celebrado el lunes en el Ayuntamiento unos listados, tanto resumidos como desglosados, de los gastos económicos de todas las fiestas de 2017, así como un balance de actividades y eventos, destacando las propuestas novedosas puestas en marcha.

En la Semana Grande de 2017 se gastaron 97.059 euros, 10.000 menos que el año anterior e incluyendo un total de 48 eventos y actividades festivas a lo largo de diez días, un volumen mayor que en los años anteriores. Entre ellos figuraron iniciativas nuevas de gran aceptación como la cucaña infantil, desfiles de gigantes y cabezudos de otras localidades, un encierro infantil, juegos callejeros y mineros, un karaoke alternativo y una retransmisión de ópera.

Se habilitaron tres recintos festivos diferentes como fueron los escenarios de conciertos en las calles La Rúa y Juan de la Cosa, así como la carpa del Parque de Amestoy para actividades familiares, donde se programaron nueve espectáculos y atracciones con una participación de unas 300 personas por cada jornada. A esto se sumaron los 12 conciertos organizados por entidades privadas, en una colaboración que no se había dado en años previos y que debe fomentarse para hacer de las fiestas una aportación de todos y no solo del Ayuntamiento.

Respecto a otras fiestas, en Coso Blanco se invirtieron en 2017 un total de 107.448 euros, programándose 5 actividades en torno a esta fiesta además del propio desfile. En Santa Ana hubo 19 actos festivos y se gastaron 6.836 euros, mientras que en las fiestas de La Asunción y San Roque se invirtieron 16.708 para 15 eventos del Ayuntamiento, habiendo además uno de iniciativa privada.

Los gastos de San Andrés fueron 17.778 euros y se realizaron 18 actividades, tres de ellas novedosas: el concurso gastronómico de caracoles, que pese a no funcionar se valora como positivo y se repetirá; el concurso de grafitis, que se convocó por San Andrés aunque su realización se retrasó por la climatología adversa; y la convocatoria ‘Castro canta’ con la edición de un cancionero de temas populares.

El gasto global en fiestas asciende a casi 380.000 euros, cifra similar a años anteriores en cómputo general.

La Concejalía de Festejos indica que "las reticencias a cualquier tipo de innovación...