viernes. 03.02.2023

Vecinos de la urbanización Las Rosas, de 16 portales y situada en la

calle Ocharan Mazas de Castro, han denunciado la existencia de 32

áticos «que no se corresponden con el proyecto de obra inicial» del

complejo de viviendas. Acusan a los residentes del sexto piso del

edificio de haberse «apropiado» de la planta sobreelevada que convierte

las viviendas en dúplex. «Se trata de un espacio común que no tiene

cédula de habitabilidad», critican. Los demandantes, que aguardan una

decisión judicial, llevarán al Ayuntamiento castreño a los tribunales

para depurar responsabilidades.
Varios informes técnicos del Departamento de Obras del Ayuntamiento de

Castro fechados en 1995 y 1996 señalan que «no se aprecia ninguna

anomalía urbanística» en los áticos porque «están ejecutados y acabados

de acuerdo con el proyecto que sirvió de base para el otorgamiento de

la licencia». A pesar de estos estudios, varios vecinos del inmueble

iniciaron un periplo de reclamaciones al que todavía no han puesto fin.

Por una parte, lograron que el Servicio de Disciplina Urbanística del

Ayuntamiento de Castro iniciara los trámites para abrir un expediente

sancionador por infracción urbanística en marzo de 2004. Asimismo, un

decreto de Alcaldía de ese mismo mes ordenó restaurar la legalidad

urbanística de los áticos e incluso llegó a solicitar que se les

cortara el suministro de agua y electricidad, medida que no llegó a

aplicarse.

No obstante, una resolución dictada cinco meses

después por parte del Consistorio castreño archivó los expedientes y

declaró «prescrita la facultad del gobierno local» para imponer algún

tipo de sanción. El documento sostiene que la institución municipal

carece de capacidad para intervenir porque las posibles irregularidades

se cometieron hace más de cuatro años. Además, declara «fuera de

ordenación» los áticos vinculados a las viviendas de la sexta planta.

Ésa

misma tesis es, precisamente, la que mantienen los propietarios de los

dúplex. «El constructor rebasó el número de metros, por lo que él fue

quien cometió una infracción. Pero ha prescrito. La categoría de fuera

de ordenación es legal», argumentan. «Nadie ha modificado los pisos

porque venían así construidos», agregan los residentes antes de

recordar que adquirieron sus viviendas «como dúplex». «Pagamos 90.000

euros más que el resto», zanjan. Se declaran «hartos» de la actitud de

algunos propietarios y puntualizan que ya se ofrecieron a desembolsar

«una mayor cuota» de comunidad, pero «estos individuos no quisieron».

A devolver la señal

A

este respecto, existe una sentencia judicial que condena a uno de los

vecinos de la sexta planta a devolver los 6.000 euros de señal que un

particular le había entregado con la intención de comprar su piso. El

dictamen explica que la demandada había «engañado» al posible comprador

al ofrecerle un dúplex de 170 metros cuadrados sin advertirle que «sólo

la planta baja estaba inscrita en el registro de la propiedad», por lo

que el demandante sólo figuraría como dueño de 90 metros cuadrados.

En

esa misma línea, el Registrador de la Propiedad de Castro señala en un

informe de 2005 que la «privacidad» de esos espacios no figura en los

estatutos de la comunidad ni en la Ley de Propiedad Horizontal, por lo

que los áticos deben ser considerados «elementos comunes». «La séptima

planta ni siquiera ha sido declarada en la obra nueva», recoge el

dictamen.

Extraído de: elcorreodigital.com

Denuncian en Castro la construcción «ilegal» de 32 áticos en una urbanización