viernes. 01.03.2024

En la reunión celebrada el pasado viernes 1 de diciembre, los miembros de la “Asociación de familiares y amigos de personas ingresadas en la residencia municipal de Castro Urdiales” (ASFAM-URDIALES) acordaron hacer pública la carta siguiente, que ha sido recibida en la Redacción de  MUCHOCASTRO y que procedemos a publicar íntegramente a continuación.

CARTA ABIERTA DE LA ASOCIACIÓN ASFAM-URDIALES A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

El pasado día 7 de noviembre, el director de la Residencia Municipal de Castro Urdiales dejó su puesto de trabajo por decisión propia. Por este motivo, la “Asociación de familiares y amigos de personas ingresadas en la residencia municipal de Castro Urdiales” (ASFAM-URDIALES) quiere hacer públicas las siguientes consideraciones:

1. Queremos expresar públicamente nuestro agradecimiento más sincero a todos los trabajadores y trabajadoras por haber conseguido que la residencia siguiera funcionando a pesar de la ausencia del director y de los problemas administrativos que provocó su marcha.

2. Los familiares siempre apoyaremos y ayudaremos en la medida de nuestras posibilidades a la concejalía, la corporación, la dirección y los trabajadores del centro en todo aquello que pueda repercutir en el buen funcionamiento de la residencia y en la mejora de la calidad de vida de los residentes.

3. Queremos expresar públicamente nuestro total rechazo a la actitud y a la gestión del director durante los años que ha permanecido en el cargo. En cuanto a su actitud, de alguien al frente de una residencia de ancianos esperábamos un mínimo de empatía, humanidad, saber estar y ganas de mejorar las condiciones de vida de los residentes, pero no encontramos nada de eso. Con los familiares siempre se ha mostrado a la defensiva, dispuesto a la confrontación y reacio al diálogo. Y en cuanto a su gestión, no ha sido capaz de dar solución a problemas de organización importantes que afectan al día a día de los residentes, lo que se ha traducido en un empeoramiento de la situación. Podríamos calificar su gestión de nefasta.

A todo ello hay que añadir el modo en que ha dejado su puesto, de malas maneras y consciente de que la forma en que lo hacía perjudicaría el buen funcionamiento de las tareas administrativas de la residencia, como así ha sucedido.

4. En consecuencia, manifestamos nuestro deseo de que se produzca cuanto antes su sustitución definitiva por alguien capaz de crear comunidad entre familiares, residentes y trabajadores, siempre pensando en el buen funcionamiento de la institución, en lugar de dividir y enfrentar a unos con otros, ocultarnos los problemas y generarnos desconfianza sobre su gestión.

Carta abierta de la Asociación de familiares y amigos de personas ingresadas en la...