martes. 25.06.2024

La vuelta a casa de las 56 familias de la calle Manuel Díaz Munío, afectadas por el incendio del pasado miércoles, continúa siendo una incógnita. Lo que en un principio iba a ser un par de días fuera de sus domicilios, se puede convertir ahora en «una o dos semanas», Al menos eso dijo ayer el alcalde de Castro Urdiales, Fernando Muguruza, quien aseguró que se está llevando todo con la mayor premura posible. No obstante, la solución dependerá de la celeridad a la hora de reforzar por completo la base de los cuatro bloques más próximos al foco del fuego.

Y es que ya se sabe que al menos tres pilares, los ubicados en la planta superior de los garajes del bloque de la calle Díaz Munío, próximos al vehículo en el que se originó el incendio, se encuentran en mal estado. Así lo han determinado los análisis realizados por la empresa de control y calidad que está llevando a cabo el estudio y que en una primera toma de contacto reveló que había problemas en 9 de los 24 pilares del inmueble. En la jornada de ayer, y como medida de seguridad, se procedió a apuntalar esos tres pilares más críticos, para iniciar la reparación de los mismos, trabajos que se pueden llevar a cabo después de que el juzgado diera el oportuno permiso.

De la ejecución de esta actuación y lo que determinen los análisis de los otros seis pilares y su posterior reforzamiento, dependerá el informe de los técnicos municipales para que los propietarios puedan volver a ocupar sus viviendas. También se siguió ayer con los trabajos para reponer el sistema de conducción de aguas fecales que quedó derretido por el fuego.

El próximo lunes se ha convocado una reunión de la comunidad en la que los técnicos ofrecerán a los vecinos un avance de los resultados. La cita se ha fijado para las siete de la tarde en el instituto Ataúlfo Argenta.

La Policía Judicial seguía en la jornada de ayer con su investigación para determinar las causas reales del incendio que obligó el pasado miércoles a desalojar a 300 personas de la calles Díaz Munío y Antonio Burgos. Para ello recibió el apoyo de una unidad de especialistas de la Guardia Civil procedente de León que estuvo durante toda la jornada examinando la zona más afectada por el incendio. No obstante y como ya ha publicado este periódico, se da por buena la hipótesis del cortocircuito producido en un coche.

Extraído de: eldiariomontanes.es

Al menos tres pilares del edificio incendiado sufren daños en su estructura