sábado. 13.04.2024
marmita

Recientemente abríamos debate en el Facebook de MUCHOCASTRO para que nuestros lectores y seguidores pudieran plantear sus propuestas para solucionar los problemas del Concurso de Marmitas de Castro Urdiales. 

A continuación publicamos las tres acciones que mayor consenso parecen haber logrado, y que tal vez ayudasen a resolver los problemas que está demostrando tener el concurso en los últimos años.


El principal problema es que la limitación de parcelas, que hace que mucha gente no pueda participar en las fiestas de su pueblo, algo a todas luces inaceptable y que requiere una solución.

El origen de esta limitación es la creación de una concentración de parcelas "problemáticas" en la zona del rompeolas, que mostraban una serie de comportamientos incívicos que llevó a la eliminación de las plazas que allí se ubicaban.

El ayuntamiento limitó a 200 las parcelas para la marmita, lo que ha hecho que no haya sitio para todos (los años anteriores a la limitación se apuntaban unas 300 parcelas) y ha derivado en los problemas de este año y con numerosos vecinos sin poder participar en las fiestas de su pueblo.

Principales soluciones propuestas por los seguidores de MUCHOCASTRO

  1. Ampliar el número de parcelas.
    200 parcelas parecen escasas a todas luces cuando los últimos años anteriores a la limitación se rondaban las 300 parcelas. Así, ampliar el número de parcelas disponibles parece la medida más prioritaria a tomar para intentar que todo el mundo pueda participar en la fiesta.

    Para ello se proponen varias ubicaciones, desde recuperar el rompeolas y la zona del San Guillén, hasta ocupar un trozo del Parque Amestoy.

  2. Establecer una fianza para garantizar el correcto uso de las parcelas 
    Se proponen distintas cantidades, pero 100€ por parcela parece una fianza razonable, de la cual se devolvería todo menos 20€ (coste actual) si la parcela cumple las bases del Concurso.

    El concepto de fianza ya se usó años atrás, por lo que no sería nada nuevo. Si en algún momento, la Organización (que debería aumentar el control de las parcelas) detectase una falta de cumplimiento de las normas (suciedad, falta de cocina, etc...) la fianza de la parcela no se devolvería. El dinero de las fianzas no devueltas se dedicaría a premios para la siguiente edición del concurso.

    Una segunda función de la fianza sería que las cuadrillas se lo pensasen dos veces antes de coger más parcelas de las realmente necesarias, y también desalentaría a aquellos que quieren especular con las parcelas para revenderlas.

  3. Limitación del número de parcelas por persona responsable
    Se propone la limitación del número de parcelas que puede reservar una misma persona a 2 o 3 parcelas. El día del concurso, esa persona responsable, mayor de edad, deberá estar presente con su DNI en la parcela para el correspondiente control por parte de la organización que se realiza al empezar el concurso. Si no está presente, se queda sin participar, peligrando en su caso la devolución de la fianza depositada.

 

Estas serían las tres acciones con más consenso entre los participantes, y que podrían aplicarse facilmente de cara a próximas ediciones del concurso. Además, habría otras iniciativas, como la asignación aleatoria de parcelas para fomentar la distribución de edades de las parcelas y evitar "guettos" que también podrían ayudar a solucionar alguno de los problemas del concurso.

 

ANEXO: Numero de parcelas participantes en el Concurso de Marmitas de Castro Urdiales en los últimos años

graficomarmita

Nota: A partir de 2015, se limitó a 200 parcelas.

3 acciones para solucionar el problema de "La Marmita" de Castro Urdiales