miércoles. 30.11.2022

La octava Gala del remo se celebró en la noche del sábado con la

asistencia de un buen número de clubes y deportistas de esta modalidad

deportiva y en la que se entregaron premios y distinciones tanto a

nivel individual como colectivo.
El acto contó con la presencia de Fernando Castro, director general de

deporte, José Manuel Riancho, concejal de deportes del Ayuntamiento de

Santander, Purificación Sáez, vicepresidenta del Parlamento de

Cantabria y Juan Muñiz, director de la Obra Social de Caja Cantabria.

Abrió

el acto José Antonio Martínez Liaño que valoró los conflictos del remo

como fruto del nivel deportivo que tiene Cantabria: «Si no ganásemos

tantas regatas y banderas seguro que nos dejaban más tranquilos»,

comentó.

También felicitó a los clubes por su trabajo en unos

tiempos en los que a su juicio el remo había evolucionado mucho: «Los

costes actuales para afrontar una campaña son muy altos y los clubes

pasan situaciones delicadas, pero el esfuerzo de sus directivas para

buscar recursos hace posible que este año sigamos disfrutando de unos

resultados que nunca se habían conseguido en todas las modalidades del

remo. Es por ello por lo que os animo a seguir en esta línea

deportiva», puntualizó. Martínez Liaño concluyó su intervención

pidiendo unidad entre los clubes cántabros: «Lo que hace falta es

unirse y trabajar todos en la misma línea. Es por ello por lo que os

pido la unión necesaria para trabajar juntos en favor del remo ya que

ello beneficiará a todos»..

Después de esta intervención se

procedió a la entrega de los diferentes diplomas a los deportistas de

las diferentes categorías que han tomado parte en las ligas.

Distinciones individuales

En

los premios a nivel individual tuvo especial sentido el que recogió

Fernando Palacios para José Antonio Acebal. Este remero salvó en

circunstancias extremas al hijo de Fernando Palacios con motivo del

accidente que sufrió la trainera de Astillero en la zona de la

Península de La Magdalena.

Fernando Palacios muy emocionado

señaló: «Yo aquel día gane un hijo, pero mi hijo ganó un segundo

padre». José Antonio Acebal no dudo en rescatar del agua al patrón de

la trainera que se hundía y que, sin su ayuda, le hubiese sido

imposible salir del agua, lo que hubiera supuesto una tragedia.

Guillermo

Zubillaga recibió la insignia de oro por los méritos que ha contraído a

lo largo de su carrera deportiva en la que ha conseguido numerosos

títulos.

El Ayuntamiento de Marina de Cudeyo, representado por

su alcalde Severiano Ballesteros, tuvo el reconocimiento de la

Federación Cantabra por su aportación a este deporte ya que cuenta en

su municipio con tres clubes, Pedreña, Pontejos y San Pantaleón.

Javier

del Olmo presidente de la Autoridad Portuaria, recogió la insignia de

oro y acudió al acto después de haber llegado de Japón en un viaje de

dieciséis horas de avión. Esta entrega fue abucheada y protestada por

algunos de los representantes de Castro que no se mostraron conformes

con la distinción.

El acto lo cerró Fernando Castro, director

general de Deporte, el cual en primer lugar disculpó la ausencia del

presidente del ejecutivo regional, Miguel Ángel Revilla, y del

consejero de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Javier López Marcano.

Fernando

Castro en su intervención felicitó a todos los premiados y mostró su

satisfacción por el nivel que tiene esta modalidad deportiva en todas

las categorías.

Puntualizó sobre el apoyó que recibe el remo

como deporte autóctono desde la Consejería de Deporte a nivel de clubes

y de deportistas y animó a todos a seguir en la misma línea de triunfos

que se ha tenido este año.

Extraído de: eldiariomontanes.es

Los mejores del año fueron distinguidos en la gala anual de remo