martes. 28.11.2023

Su vinculación con Castro finaliza dentro de un mes. Desconoce cúal

será su futuro, pero tiene claro que «el remo está ahora peor que

cuando empecé. Está lleno de tramposos y vividores», dice.
- El domingo ganaron la tanda, pero no la bandera. ¿Bien o mal?

-

Hicimos el ridículo los dos días. Una chapuza. Yo iba con intención de

ganar la bandera, pero no anduvimos. Hasta el minuto 18 ó 19 estuvimos

a cinco y seis segundos de la cabeza. De Zarautz sacó mis conclusiones

y creo que con los remeros que tengo debemos andar más rápido.

- ¿Qué conclusiones saca?

-

Que algunos tenemos que cumplir con la ley y otros no. El que hace la

ley, hace la trampa. Cada uno lo interpreta de una forma.

- ¿A qué se refiere?

-

Pues a los cupos de remeros que establece la ACT. Se han cargado el

remo. No es lógico que un remero que ha empezado a remar en casa y al

cabo de los años decide volver no sea considerado como propio. En

Castro estoy limitado. No puedo meter en la trainera a los remeros que

yo quiero, mientras otros clubes sí lo pueden hacer. Allá cada uno.

- ¿De cuántos remeros habla?

- De dos hombres importantes como son Pablo Casas y Jesús Hermelo. También de Sergio Carrión.

- La Liga recala en Orio y Castro, dos pueblos que, supongo, tienen especial significado para usted.

- No. Hay que empezar a pensar en la siguiente semana. Intentaremos estar delante, pero la cabeza ya está en La Concha.

- ¿Y?

-

Pues que ahí sí podré meter a los remeros que quiera, aunque siempre es

difícil saber cómo va a responder una tripulación a la que no has

podido ofrecer muchas oportunidades de hacer regatas.

- Primero, la clasificatoria.

- Sí. El que crea que lo tiene fácil igual se confunde. Hay que respetar a todos, incluido Meira.

- ¿Algún favorito para La Concha?

- Orio, Hondarribia y Urdaibai. Nosotros somos una incógnita.

- Astillero no estará en La Concha.

-

El remo es una vergüenza. Me dan ganas de vomitar. A mi también que

gustaría que Astillero estuviera en La Concha, pero también querría

saber cómo se explica que una trainera participe con dieciséis AUT

(Autorizaciones de Uso Terapéutico), como ocurrió el año pasado. A los

remeros de Astillero se les llama a un control y no declaran. ¿Dónde

están los responsables de la ACT? ¿Y las federaciones? ¿Dónde está la

gente de la ACT que me sancionó tres veces el año pasado? ¿Acaso cobran

más si se sanciona a Korta? El único que no ha cedido todavía es el

Gobierno Vasco. Si yo tuviera un buen juez, alguno iría a la cárcel.

- ¿...?

-

El remo se nos ha ido de las manos. Cada uno va a lo suyo. La Española,

la Vasca y la ACT no se ponen de acuerdo en nada. Yo entreno a tope

todos los días con veinte remeros para ganar un segundo, mientras otros

van con gasolina especial. Hay gente que no debería aparecer nunca por

un campo de regatas. La ley no es igual para todos.

- Vaya cómo está...

-

¿Cómo quieres que esté? El remo moderno está podrido. Ahora hay que

tener un equipo con una serie de delincuentes alrededor. Lo único que

se salva son los remeros que están dentro de la trainera. Su actitud es

para quitarse el sombrero. Con el deporte tan bonito que tenemos...

- Oiga, tiene fácil la salida.

-

Me marcharé a donde todavía las manzanas no estén podridas. Tengo que

mantener una familia, pero me gustaría trabajar con chavales jóvenes

lejos de la ACT.

- Ha sonado Zierbena.

- No tengo nada.

No me quieren en Castro y no me quieren en ningún sitio. Igual me voy a

pescar bonitos. A ver si me sale otro concurso en la Patagonia. Eso es

lo mejor que me ha pasado en los últimos veinte años. Ahí se ve lo

egoístas que somos.

- ¿Qué valoración hace de la participación de Castro en el Campeonato de España de Santander?

-

Aquello era como un circo romano. Revilla era el César; Astillero, los

leones; y nosotros, los cristianos. A mis chavales no les pregunté ni

el resultado. Aquello fue un show. Un campeonato con muchos premios y

dinero del pueblo cántabro, pero una semana antes en el provincial y en

el mismo escenario, ni un céntimo en juego.

- Echó mano de remeros que no habían remado en toda la temporada para completar la trainera.

- La regata coincidía con Zarautz. Todavía me quedan amigos capaces de hacerme un favor.

Extraído de: diariovasco.com

J.L. Korta: «De Castro me iré a donde todavía las manzanas no estén podridas»