Print this page

Detenido un castreño acusado de cultivar 1.600 plantas de marihuana en una plantación "indoor"

Nuevo golpe a la droga en Cantabria con un castreño como protagonista.

La Guardia Civil ha procedido a la detención de un hombre con iniciales R.A.M. de 40 años y vecino del término municipal de Castro Urdiales, como presunto autor de los delitos de cultivo de sustancias estupefaciente (marihuana) y defraudación de fluido eléctrico, al localizarle en el interior de una casa que tenía alquilada en Penilla de Villafufre 1.600 plantas de marihuana.

La Guardia Civil de Selaya comenzó una investigación hace unos quince días, al averiguar que una casa de dos plantas de la citada localidad de la Penilla de Villafufre, que había sido alquilada, presentaba síntomas de ocultación de su interior, y que posteriormente se pudo averiguar que también pretendía la no salida de ruidos ni olores al exterior.

No obstante, durante la fase de investigación los agentes si que pudieron detectar algún ruido de motor así como un olor compatible con la marihuana. Las indagaciones dieron igualmente como resultado que la persona que se trasladaba a la casa era un hombre que podía residir en la zona de Castro Urdiales.

1.600 plantas de marihuana
Tras localizar al reseñado hombre el pasado 28 de abril componentes de la Guardia Civil de Selaya y Vega de Pas, con el apoyo de la Policía Local de Selaya, se realizó un registro a la citada vivienda de la Penilla de Villafufre, localizando toda la primera planta y la segunda, salvo una habitación, repleta de plantas de marihuana, alcanzando un total de 1.600, de tamaño mediano y que habían sido plantadas hace un mes aproximadamente.

La vivienda contaba con una compleja instalación para el crecimiento rápido de las plantas, compuesta entre otros efectos, de 80 lámparas con bombillas de 600 w, otros tantos transformadores, turbina para el movimiento del aire, filtros para la ocultación de olor, gran cantidad de fertilizante para crecimiento y floración, así como un importante número de bandejas para macetas y tiestos que albergaban las plantas, unido a otros componentes hacen calcular a los agentes que toda esta instalación puede estar valorada en unos 15.000 euros.

Ante el hallazgo de la plantación, además de una presunta defraudación de fluido eléctrico al encontrar indicios de posible toma de corriente eléctrica sin pasar por el contador de la vivienda, los efectivos de la Guardia Civil procedieron a la detención del reseñado, y al desmantelamiento de la plantación.