Así será el nuevo mercado de abastos de Castro Urdiales

El Gobierno de Cantabria, a través de la Consejería de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, colaborará con el Ayuntamiento de Castro Urdiales en la renovación del Mercado de Abastos con el objetivo principal de unificar todos los servicios en este edificio emblemático de la Villa y que pueda dar servicio a todos los ciudadanos que se acerquen al mismo ya que propiciará el que los puestos no se encuentren diseminados en diferentes puntos de la localidad, como ocurre en la actualidad.

El vicepresidente Pablo Zuloaga y el consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa, han estado hoy presentes en la exposición del proyecto de remodelación interior y exterior, que ha sido diseñado por los arquitectos Luís Climent Rosillo y Luís Climent Soto de Madrid, ganadores del concurso de ideas.

Para el vicepresidente, este proyecto representa la "colaboración institucional" entre diferentes administraciones y colectivos buscando la necesidad de sacar "más partido al edificio", tanto desde el punto de vista "social como económico", al tiempo que ha puesto en valor el esfuerzo del Gobierno de Cantabria por adaptar el proyecto inicial con una inversión "importantísima" para que la infraestructura sea "algo más que un mercado". El proyecto tiene un valor "extraordinario" porque aúna la intención de todos para "sacar la economía del municipio adelante" con esta y otras obras que ya se han ejecutado en el municipio y otras pendientes para el futuro de la Villa.

Por su parte, José Luis Gochicoa ha destacado que la inversión que llevará a cabo su departamento en la reforma del interior del mercado, a la que se añadirá, en una fase posterior el "embellecimiento" del exterior, otorgará "mayor prestancia" al edificio y, con ello, lograr "dar vida a este mercado y a Castro Urdiales", como ocurre en ciudades como Logroño, Madrid o Barcelona, mercados a los que la gente acude a comprar, pero también disfrutar de la arquitectura de sus edificios, algo que, a su juicio, ocurrirá en la localidad al término de las obras. "Va a ser un punto de referencia turístico", ha subrayado.

En este sentido, el consejero ha concretado que en estos momentos el inmueble carece de espacios habilitados para que la gente pueda acudir a los puestos, asociado a unas condiciones inadecuadas que no responde a las necesidades actuales. La nueva actuación permitirá "revitalizar por completo este ámbito y dar vida al mercado y ser punto de referencia a la ciudad de Castro Urdiales", ha enfatizado.

Finalmente, la alcaldesa de Castro Urdiales, Susana Herrán, ha destacado que este proyecto nació de la necesidad de dar un "valor añadido" al edificio y dotar a la plaza de "modernidad y funcionalidad" para ubicar los puestos de placeros y placeras en un único edificio. Por ello, esta actuación supondrá "una mejora en las condiciones de trabajo de los comerciantes que durante muchos años han estado acercando los productos locales" y que "gracias a su esfuerzo diario se ha mantenido viva la esencia del mercado de abastos" que se convertirá en un mercado "atractivo y accesible" para todos.

Actuaciones previas

En esta actuación el Gobierno de Cantabria invertirá más de 900.000 euros para acondicionar y distribuir toda la parte interior del edificio, mientras que el Ayuntamiento de Castro Urdiales destinará más 100.000 euros a la remodelación de la fachada en su parte exterior.

José Luis Gochicoa ha subrayado que se trata de una inversión municipal de las más importantes de su departamento, algo que viene a confirmar la importancia que tiene para el Gobierno de Cantabria en pleno el municipio de Castro Urdiales, cuyo proyecto surgió la pasada legislatura y sobre el que ya el propio Ejecutivo autonómico realizó obras puntuales en la cubierta y en la fachada para permitir el acondicionamiento posterior, bajo la premisa de que el edificio no tuviera problemas de humedad, dando pie al proyecto de renovación completa que hoy se ha presentado in situ en el propio Mercado de Abastos.

 

El proyecto

Las premisas que han regido para diseñar esta renovación han sido integrar toda la actividad comercial en un único edificio, por su efecto sinérgico y la posibilidad de atraer nuevos clientes, así como la mejora que suponen los accesos frente al de las actuales galerías situadas en el edificio de enfrente, además de primar los espacios de exposición y venta sobre el almacenaje, ya que el mercado tradicional, de abastos, se diferencia de una gran superficie en que los productos son frescos y del día.

El diseño realizado incluye 4 carnicerías con cámaras frigoríficas y las instalaciones precisas; 4 pescaderías con instalaciones frigoríficas y de hielo, y para limpieza y corte del pescado; 6 boteras con puntos de venta de pescado fresco, directo de la mar, con el equipamiento preciso para la limpieza y corte del pescado; 11 fruterías; 2 espacios destinados a la venta de productos que venga directamente de la huerta; una zona de embutidos y conservas; una panadería; un bar con barra, y un quiosco para la venta de prensa y revistas.

Adicionalmente se disponen los aseos y espacios de almacenaje, limpieza, instalaciones y mantenimiento y en el perímetro interior, dejando libres los 6 accesos desde el exterior, se disponen los puestos de frutería, huerta, parte de las boteras y embutidos y conservas, con sus cámaras frigoríficas, ubicando los aseos, almacenaje, cuartos de basuras e instalaciones en las zonas próximas a los accesos de las esquinas.

En la parte central del edificio se situarán los despachos de carne, pescado y resto de boteras, dotados de cámaras frigoríficas para almacenamiento de productos.

Este diseño respeta la configuración actual del edificio, manteniéndose la unidad espacial en el interior del mismo. La circulación de compradores y mercancías es sencilla y eficaz con caminos alternativos de evacuación, y se refuerza la simetría en planta y todas las puertas de acceso. Además, no se altera la volumetría ni la iluminación actual, y las nuevas instalaciones no representan un impacto negativo en esta configuración.

nuevo mercado castro urdiales 2

 

Edificio singular

El edificio del mercado, ubicado en la plaza del Mercado, en el centro del casco urbano de Castro Urdiales, fue construido entre 1908 y 1911 por el arquitecto castreño Eladio Laredo para servir como mercado de abastos de la Villa y adopta un estilo ecléctico con rasgos de decoración modernista, que se manifiesta especialmente en la ornamentación floral de las puertas de acceso.

Tiene una única planta de forma rectangular, con unas dimensiones exteriores aproximadas de 50 metros de longitud y 18 metros de anchura al que se accede por las esquinas, además de por dos puertas adicionales en la parte central de las fachadas más largas del edificio. La superficie útil total es de algo menos de 800 m2.

El mercado se utiliza en la actualidad, fundamentalmente, para la venta de plantas, frutas y verduras, careciendo de espacios de almacenamiento y de otros equipamientos precisos para la venta de productos más perecederos, como son la carne y el pescado, que exigen neveras, cámaras frigoríficas, zonas de limpieza y preparación de los productos, etc. Este proyecto contempla la reordenación general y la adaptación de las instalaciones eléctricas, abastecimiento de agua, saneamiento, telefonía, etc., en función del programa de actividades a desarrollar.

El Plan Especial del Conjunto Histórico-Artístico de Castro Urdiales contiene una ficha relativa al Mercado de Abastos y, de acuerdo con ello, y las especificaciones del planeamiento urbano del municipio, la intervención deberá ser especialmente respetuosa con la idea original del edificio, que deberá conservar su identidad y unidad espacial en la implantación de las nuevas instalaciones planteadas.

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver