El Ayuntamiento de Castro Urdiales explica la situación actual de la pista de "pumptruck" y por qué se encuentra vallada

La Concejalía de Obras y Servicios informa a los ciudadanos y ciudadanas castreñas sobre la situación actual de la instalación de “pumptruck” contratada por el equipo de gobierno de Castroverde la pasada legislatura en la parcela municipal junto al IES 8 de marzo.

En la siguiente nota prensa se amplía la información facilitada por el Ayuntamiento.

"Ante las continuas consultas que estamos recibiendo en el Ayuntamiento al respecto de la situación en la que se encuentra la instalación deportiva de “Pumptruck”, ubicada en la parcela deportiva propiedad del Ayuntamiento en la Avda. de España junto al IES 8 de marzo, nos vemos en la obligación de informar sobre la situación que nos hemos encontrado al comenzar esta nueva legislatura 2019-2023.

La instalación supuestamente está terminada, según nos traslada la empresa a la que el anterior equipo de gobierno le contrató su ejecución.
Por ahora se encuentra vallada y no está permitido su uso porque es necesario recepcionar las obras por parte del Ayuntamiento y abrirla al uso público.

Hasta aquí todo parece sencillo. Sin embargo, cuando nos hemos puesto a comprobar desde qué departamento se había realizado el encargo y qué técnico lo estaba supervisando, para poder certificar la correcta realización de las obras y liquidar el contrato, nos hemos encontrado con la sorpresa de que ningún técnico municipal era conocedor del estado de estas obras, ni había hecho seguimiento alguno de las mismas. Es poco más que una obra fantasma.

Únicamente desde el departamento de obras se sabe que se solicitó que se aportara maquinaria y material de cantera para su ejecución, pagadas con presupuesto municipal fuera de lo que es el contrato de construcción de la instalación de “Pumptruck”.

Tras esta sorpresa, hemos investigado cómo se ha gestionado este expediente y hemos podido comprobar que todo ha sido promovido por el anterior concejal de deportes, Humberto Bilbao.

El propio concejal ha solicitado las ofertas, ha solicitado y conseguido la fiscalización del gasto desde el departamento de intervención y ha hecho la propuesta de contratar a la empresa que ha realizado la ejecución de esta instalación.

Los servicios de esta empresa se han contratado por decreto de alcaldía de 7 de mayo de 2019, por importe de 47.735,23€ (con iva), poniendo como responsable del contrato al propio concejal, a menos de tres semanas de la celebración de las Elecciones Locales.
Y desde el departamento de obras se sabe que se ha alquilado maquinaria por valor de 9.784,06€ y se ha comprado material de cantera por valor de 5.274,38€. Todo ello para la ejecución de las obras del “Pumptruck”.

Esta forma de actuar no es la habitual en ningún contrato de obras que se realiza en el Ayuntamiento. Lo normal hubiera sido que el Concejal de Deportes indicara a los técnicos municipales su deseo de construir la instalación de “Pumptruck” en la parcela de la Avda. de España, que sean técnicos municipales los que se encarguen de informar sobre la adecuación de la instalación para la parcela en la que se pretende construir, que soliciten ofertas, informen sobre las mismas y elaboren la propuesta de contratación para la firma del Concejal y posterior Decreto de Alcaldía.

Y algo que debe ser lo normal y por lo que siempre ha abogado Castroverde, que es nombrar como responsable del contrato a un técnico municipal, no a un Concejal.
Esto además de solicitar al contratista la documentación técnica necesaria para describir adecuadamente los trabajos a realizar, la necesidad de nombrar a un técnico municipal o contratar externamente la dirección de las obras y la coordinación de seguridad y salud. Es decir, lo mismo que se le exige a cualquier ciudadano o ciudadana que quiere hacer una obra.

Nada de esto se ha hecho y resulta que ahora el responsable del contrato ya no es Concejal del Ayuntamiento tras la celebración de las elecciones locales. Ni siquiera el anterior Alcalde es concejal de la nueva corporación.

Las consecuencias son para el contratista y para los castreños y castreñas, ya que todavía no hemos podido recepcionar las obras, no hay técnicos que se quieran responsabilizar de algo que no han visto ni seguido y además no hay un presupuesto desglosado que sería lo mínimo que se debería haber exigido en un trabajo de estas condiciones.

Desde el nuevo equipo de gobierno estamos trabajando en intentar solucionarlo porque es un trabajo que ha ejecutado una empresa contratada por el Ayuntamiento.
Mientras tanto se solicita a los ciudadanos que no utilicen estas instalaciones. Si lo hacen es bajo su propia responsabilidad porque la instalación está vallada y no se permite el acceso y el uso de la misma.
Debemos recepcionar las obras, liquidar el contrato y abrir la instalación al uso público habiendo definido unas normas y horario de uso del “Pumptruck”."

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver