Los vendedores de la Plaza del Mercado se quejan de que el equipo de gobierno no les ha tenido en cuenta en el proyecto de reunificación de puestos

CASTRO PUNTO RADIO

El Pleno ordinario de noviembre debatía una moción en la que, haciéndose eco de las reivindicaciones de los vendedores de la plaza del mercado, el PP solicitaba que se introdujeran cambios en el proyecto de reparación y reunificación de puestos en el Mercado de Abastos. Aseguraban los populares que los placeros rechazaban, de forma mayoritaria, el diseño establecido en ese proyecto.

La moción no salió adelante. Entre otras cosas, CastroVerde defendió que había mantenido varias reuniones con los afectados y que todas y cada una de sus reivindicaciones habían sido trasladadas a la Consejería de Obras públicas, habiéndose tenido en cuenta la mayoría de ellas.

Así lo decía el equipo de Gobierno pero hoy, en Castro Punto Radio, Andrés Romayor, que regenta una carnicería en la plaza nueva, ha señalado todo lo contrario. Según él, "es verdad que se han reunido con nosotros pero, en esos encuentros, el Ayuntamiento venía ya con una idea y de ahí no se movían. Todo lo que planteábamos recibía un no". Por tanto, ha señalado que "es mentira que se hayan tenido en cuenta la mayoría de nuestras peticiones y lo único que se ha aceptado es que los puestos antes quedaban abiertos y ahora llevan una persiana de cerramiento".

Romayor ha dicho que, en líneas generales, las reivindicaciones de los placeros se reducen a un tema de espacio. "Ése es el mayor problema porque ahora, carniceros y pescaderos tenemos puestos de 26 metros cuadrados y se van a quedar en 13 en la nueva ubicación. Si las cámaras frigoríficas de ahora tienen 5x3 metros aproximadamente, se nos quedan en la mitad. No es un espacio adecuado para cubrir nuestras necesidades. Las boteras también ven reducido su espacio".

Ha dejado claro que "no queremos un proyecto a la carta, sino que se tengan en cuenta nuestras opiniones para que la obra cubra nuestras necesidades".

Los placeros defienden, al contrario de lo esgrimido por el equipo de Gobierno, que "hay espacio en el mercado de Abastos para hacer puestos más grandes. Estamos hablando de un edificio de 800 metros cuadrados que es diáfano y no tiene ninguna traba arquitectónica. Hay espacio para hacer un mercado bonito y, sobre todo, práctico. Antes de cambiarnos a la plaza nueva en 1987, había 18 puestos en los laterales, nueve fruterías y un montón de bancos para los aldeanos".

El proyecto presentado en el Ayuntamiento plantea un diseño con cuatro carnicerías, cuatro pescaderías, ocho boteras, tres huertas, diez fruterías, tres tiendas de embutidos y conservas, una panadería, un bar y un quiosco.

Por otra parte, Romayor ha mencionado otros aspectos que no les convencen como el hecho de que "las cámaras de los fruteros sean triangulares para cajas rectangulares y con más de dos metros de altura. O que pescaderías y carnicerías estén juntas. Yo lo veo inviable porque las pescaderías requieren mucha agua y se limpian a manguerazo. No sé hasta qué punto una carnicería puede estar tan cerca".

Con la vista puesta en un futuro cercano, Romayor espera que se hagan cambios en el proyecto aunque no tiene mucha esperanza en que así sea porque "no veo voluntad política y no sé por qué".

Los vendedores no tienen la obligación de cambiarse de plaza, aunque se hagan obras en la de Abastos. Podrían decidir quedarse donde están. En este sentido, la incertidumbre es grande porque son conscientes de que "estaríamos bien todos juntos en un sitio creando ambiente de mercado" pero, "tal y como está redactado el proyecto, no podríamos desempeñar bien nuestro trabajo".

Por eso piden "que se nos escuche y se haga algo acorde a todos porque los más interesados en un mercado que funcione y en el que el cliente tenga todo a mano somos nosotros, que vivimos de él".

NOTICIA EXTERNA

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver