La reunión mantenida entre Costas, Ayuntamiento y familia propietaria acerca más la futura demolición del Hotel Miramar

CASTRO PUNTO RADIO

Esta mañana se ha dado en el Ayuntamiento un paso más hacia la demolición del Hotel Miramar. Las partes implicadas en el expediente (Costas, Ayuntamiento y familia propietaria del edificio) se han reunido para firmar el acta previo a la ocupación de los terrenos. Castro Punto Radio ha estado en el Consistorio y ha podido hablar con el responsable de la Demarcación de Costas en Cantabria, José Antonio Osorio, que ha señalado que "el encuentro de hoy tenía como objetivo determinar los bienes que están siendo objeto de la expropiación, que son aquellos que pertenecen a la familia".

Estos propietarios han presentado una serie de documentación "que será estudiada y valorada". Y es que hay una serie de discrepancias entre lo que entienden esos familiares y la Administración. Como ha recordado Osorio, "hay una parte que ya retornó a Costas en el momento en que finalizó la concesión. La otra es de los propietarios y sobre ella se han definido los bienes a expropiar. Nosotros entendemos que el edificio tiene dos partes diferencias y los propietarios consideran que, en principio, el edificio es suyo y creen que debe valorarse en el expediente en el sentido de que les ha ocasionado una serie de pérdidas patrimoniales que deben tenerse en cuenta".

En cualquier caso, tras la reunión celebrada hoy, las acciones hacia la demolición siguen adelante. El siguiente paso será que Costas "haga a la familia el depósito previo de la cantidad económica correspondiente a los bienes a expropiar, que según el valor catastral, alcanza unos 360.000 euros".

A partir de que se abone esa cantidad, algo que dependerá de cuándo Costas tenga los fondos, "se celebrará el acta de ocupación de los terrenos y se podrá proceder a licitar la obra de demolición del inmueble".

Al mismo tiempo, "se comenzará a negociar con la familia el justiprecio. En caso de no llegarse a un acuerdo, tienen la opción de acudir al Juzgado de Expropiación Forzosa y, en último término, a los tribunales de lo Contencioso Administrativo para que diriman cuál es la cantidad que corresponde".

Una tramitación ésta que lleva una vía distinta al proceso de expropiación, que seguirá adelante en el momento en el que Costas realice ese depósito.

En cuanto a la posibilidad de salvar el edificio de la demolición, Osorio ha insistido en que "cada plazo que pasa es más difícil porque el expediente de expropiación es finalista y, en el momento que se pague el depósito, una alternativa al derribo se dificulta".

NOTICIA EXTERNA

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

Volver