DANA Motor Colindres

Díaz-Munío: "El Ayuntamiento ha hecho todo lo posible para salvar de la piqueta al hotel Miramar"

ONDA CERO CASTRO

"El Ayuntamiento de Castro Urdiales ha hecho todo lo posible para salvar de la piqueta al hotel Miramar". Así de claro y rotundo se ha mostrado el alcalde, Ángel Díaz Munío, que ha comparecido esta mañana para explicar las gestiones realizadas con el fin de evitar la próxima demolición del inmueble.

 

El Consistorio, según ha subrayado, se ha quedado solo al no haber recibido de otras administraciones (Gobierno regional o Demarcación de Costas) el apoyo económico necesario para desarrollar un proyecto compatible con la ley de Costas, viable y sostenible. Ante esta situación, los responsables municipales han asumido que es de todo punto imposible que el Ayuntamiento afronte la inversión que supondría evitar el derribo del edificio, mantenerlo y darle un uso compatible con la ley de Costas.

Díaz Munío ha cifrado dicha inversión en torno al millón y medio y los 2 millones de euros, en donde se incluiría la indemnización a los propietarios, el derribo, y habilitar un inmueble de cara a su explotación, por alguna empresa, como balneario o centro de talasoterapia.

"El futuro precipita el final del Miramar", ha reconocido el alcalde "con pena", añadiendo que "todo lo que se ha trabajado y estudiado habrá tenido el final que ninguno quería, inevitable, por las limitaciones legales impuestas".

Díaz Munío ha explicado los pasos que se han ido dando desde que CastroVerde asumió el gobierno local y tras la presentación por el PRC de una moción que aprobó el Pleno para el cambio del Plan general con vistas a salvaguardar el hotel.

Tras estudiar los posibles usos, Costas ha dejado claro en todo momento que el uso del edificio debe ser compatible con la ley de Costas y con un servicio que justifique su emplazamiento en dicho lugar.

Por el camino, surgieron algunas propuestas como un centro de vela o un centro de estudios de hostelería que no han contado con el respaldo oficial.

La idea de un centro de talasoterapia era una opción posible, ha admitido el alcalde, pero inasumible en solitario por el Ayuntamiento ya que la inversión alcanzaría los dos millones de euros, algo que "no es razonable ni tiene justificación de cara a la ciudadanía", ya que "nadie garantiza su viabilidad y rentabilidad".

Costas tampoco estaba dispuesta a colaborar económicamente en este proyecto, pese a que se ahorraría los costes de indemnización y derribo, ya que la finalidad perseguida es recuperar la superficie de playa ocupada por el hotel, tal y como ha señalado el alcalde, que fue la respuesta de la Administración central ante la solicitud de un posible apoyo.

Finalmente, ha reconocido que la situación sería bien distinta si Costas autorizase de nuevo la explotación del edificio como hotel, "pero es el único uso que no permite", ha lamentado.

NOTICIA EXTERNA

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

Volver