Once meses de cárcel por chocar bajo efecto de alcohol y agredir a policías

La Audiencia de Cantabria ha condenado a once meses de prisión a un hombre que chocó con otro vehículo cuando conducía bajo los efectos del alcohol, y que agredió, insultó y amenazó a los policías locales que le solicitaron que se sometiera a la prueba de la alcoholemia.
La Audiencia ha ratificado el fallo del Juzgado de lo Penal número 3 de Santander, tras rechazar el recurso de la defensa del acusado.



Según se recoge en la sentencia, en la madrugada del 17 de diciembre de 2005 esta persona, Miguel Ángel M.P., estaba conduciendo por la calle Menéndez Pelayo de Castro Urdiales con sus facultades mermadas tras haber bebido alcohol.

Al llegar al cruce con la calle Ronda golpeó a otro vehículo, cuyo conductor sufrió, a consecuencia de ese impacto, dolores cervicales y en el tórax.

Ese conductor necesitó tratamiento con analgésicos y antiinflamatorios, además de collarín. Y tardó en curarse 30 días, de los cuales estuvo quince impedido.

Su vehículo fue declarado siniestro total y dado de baja por un valor venal de 1.100 euros.

La Policía requirió al acusado cuatro veces para que se sometiera a la prueba de la alcoholemia, pero éste se negó y profirió insultos y amenazas contra los agentes.

Además, acometió primero a uno de los policías locales, al que empujó y dio una patada en la rodilla derecha, para agarrar del cuello a otro agente después.

Por estos hechos, uno de los agentes sufrió un traumatismo en la rodilla derecha y tardó cinco días en curarse, mientras el otro tuvo arañazos en el cuello y en un dedo, que sanaron en seis días.

El Juzgado condenó a Miguel Ángel M.P. a once meses de prisión por delitos contra la seguridad del tráfico, de desobediencia y de resistencia.

También le impuso 600 euros de multa por dos faltas de lesiones, y el pago de indemnizaciones por valor de 336 euros a los dos agentes de la Policía Local a los que agredió.

Además, tendrá que indemnizar al conductor del coche al que golpeó con 2.521 euros, solidariamente con su seguro.

La defensa del acusado recurrió este fallo del Juzgado alegando errores en la valoración de la prueba y que la causa estaba prescrita porque había permanecido paralizada por un tiempo superior al que marca la ley para delitos y faltas.

Pero la Audiencia rechaza este recurso y confirma íntegramente la sentencia del Juzgado de lo Penal número 3 de Santander.

También podría interesarte... (adsense)

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver