Dos familias de Castro esperan el derribo de un edificio para regresar a sus casas

María Ángeles Lazcano y su familia están viviendo un «auténtico drama». El derrumbe parcial de la vivienda anexa a la suya -situada en la calle San Juan de Castro- les obligó a hacer las maletas hace ya un año.

Al igual que su vecino, Joxean Ramos, continúan a la espera, desesperada, de que la propietaria del inmueble proceda a demoler la parte afectada y a arreglar el portal que comparten ambos edificios. Pero a día de hoy, la dueña del edificio se niega a correr con los gastos. Esta situación provocó que el Ayuntamiento de Castro se tuviera que hacer cargo, subsidiariamente, de las obras, aunque de momento «no vemos ningún avance». «Nos dicen que un arquitecto tiene que venir a emitir un informe para poder proceder al derribo del inmueble afectado», explica la afectada.

Los problemas de estos vecinos no acaban ahí. Mientras el Ayuntamiento decide cuándo solventará esta situación, María Ángeles y su familia siguen viviendo en casa de su madre, «con el trastorno que conlleva», y están en una situación personal «muy complicada». «Mi hijo y mi marido llevan dos años en el paro y se han quedado sin prestación por desempleo».

Además, tiene que hacer frente a la hipoteca de su vivienda, que le supone unos 270 euros al mes, además de los gastos mínimos de agua y luz. «Llevamos fuera de casa un año y encima tenemos que pagar la hipoteca, el agua, la luz... Y eso sin tener trabajo. Además, tenemos el gasto del préstamo que pidió mi hijo en su día para poder pagar su coche», añade esta vecina.

Hasta tal punto llega el «cansancio» de María Ángeles, que recientemente le trasladó al alcalde de Castro Urdiales, Iván González (PP), su intención de volver a su casa, pese al mal estado en el que se encuentra. «No quiero darle más cargas a mi madre porque no es una situación que me guste. Al final la solución va a tener que ser volver a mi vivienda».

María Ángeles se queja por no haber recibido ninguna ayuda por parte del Ayuntamiento castreño. Dice que ni siquiera desde Asuntos Sociales le han facilitado una vivienda dónde poder alojarse provisionalmente. «Hay casas para toda la gente de fuera y para mí no. Y lo que no puedo hacer es ponerme a pagar un alquiler en la situación en la que estoy».

Su vecino, en un hotel

Joxean Ramos, vecino de María Ángeles, también lleva fuera de su casa un año. Su situación es distinta -vive sólo-, pero no menos incómoda. Este empresario lleva todo este tiempo alojado en un hotel, lo que le ha supuesto un desembolso importante. Y eso sin incluir el desayuno, la comida y la cena. Dice que cuando se arregle todo, la propietaria del edificio afectado tendrá que correr con esos gastos. «Si el edificio es de su propiedad y está deteriorado lo normal es que se haga cargo de la reparación».

Joxean asegura que esta situación se está prolongando en el tiempo porque el anterior equipo de gobierno «traspapeló el informe para no meterse en un fregado de estos». «El expediente se ha retrasado seis meses como mínimo», señala.

Respecto a los plazos marcados por el Ayuntamiento para acometer el derribo, Joxean dice que el concejal de Urbanismo, Aitzol Zuazo (PP), «me ha garantizado que no pasaremos otra Navidad fuera de nuestras casas, pero yo no creo que vaya a ser así, porque conozco el proceso y lleva su tiempo».

Como su vecina, asegura que está viviendo una situación «precaria y dolorosa». Eso sí, tiene muy claro que a él no le ha afectado tanto psicológicamente como a María Ángeles, «porque estoy trabajando doce horas al día y tengo la mente ocupada».


El Ayuntamiento dice que las obras comenzarán en enero

El concejal de Urbanismo de Castro, Aitzol Zuazo (PP), asegura que en vista de que los propietarios no presentaron un proyecto de derribo del edificio, el Ayuntamiento «se hará cargo de las obras». El problema es que es necesario un informe que declare la ruina parcial del inmuebles. Y en ese trámite se encuentra el expediente. Una vez que se tenga ese documento, la secretaria emitirá un informe jurídico y saldrán a concurso las obras durante 15 días.

El Ayuntamiento ya cuenta con un presupuesto para ejecutar esta actuación que asciende a unos 53.000 euros. «En un principio pensaba que las obras podrían comenzar este mes, pero los días festivos van a retrasar esta actuación, con lo que para enero podrá comenzar el derribo del edificio. Después reclamaremos a los propietarios el coste de la obra».

 

 

También podría interesarte... (adsense)

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver