«Las mujeres de Castro tienen un espacio cultural que no existía antes»

El mayor colectivo de mujeres de Cantabria, la Asociación de Mujeres Atalaya, tiene nueva presidenta. A sus 64 años y tras 16 como asociada, Charo Orruela ha cogido las riendas de un colectivo que ha celebrado este año su veinte aniversario. Dice que no hará grandes cambios en la asociación porque apuesta por el continuismo y por mantener lo que ya hay, «que es mucho». No obstante, intentará ampliar el programa de actividades de este colectivo castreño.


-¿Cómo afronta el reto de ser la presidenta del mayor colectivo de Castro?

- Afronto esta situación con responsabilidad y con ilusión. Voy ser una presidenta continuista respecto a la junta anterior, porque pertenecí a ella. Creo que lo hacíamos bien, porque la asociación ha llegado a un punto en el que está bien organizada. Ahora somos menos en la directiva y tendremos que trabajar algo más.

- ¿Cómo entró a formar parte del colectivo?

-Es un colectivo cuya meta es que todas las mujeres encuentren en Castro un espacio cultural y social que no existía anteriormente. Hace 16 años me apunté a esta asociación y he estado muy a gusto. He hecho muchas actividades. Fui a talleres de pintura, costura. Hemos hecho muchos viajes.

- Este año el colectivo cumple 20 años, ¿cómo lo han celebrado?

-Hicimos una semana especial con motivo del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, y hemos hecho dos viajes de fin de curso.

-¿Cuál es la clave para que una asociación siga manteniéndose en activo veinte años después?

-La clave es todo lo que la gente puede hacer dentro de la asociación. Porque hay mujeres de Castro, de fuera, y estas últimas son muy importantes porque son un punto de encuentro, y sirve para conocer a gente nueva. Ellas aportan lo que traen y nosotras lo que tenemos. En nuestro colectivo nunca hay mal rollo y siempre quedamos para cenar.

-¿Va a llevar a cabo algún cambio dentro de la asociación?

-La verdad es que no tengo idea de cambiar muchas cosas, pero sí que se podría impartir algún taller nuevo que demande alguna asociada. Este año hemos hecho uno de defensa personal y queremos repetirlo en varias sesiones porque es interesante. Igual hacemos alguna charla sanitaria, impartida por algún médico.

-¿Cree que es fácil gestionar un colectivo de 2.300 asociadas?

-Fácil no es porque supone mucho trabajo. El mayor trabajo es atender a todas las mujeres, que al ser tantas tienen diferentes puntos de vista. Pero en nuestro colectivo no se plantean problemas importantes. Simplemente son aspectos organizativos que, a veces, hay que cambiar.

-¿Cuál es la actividad que más demandan las 'mujeres Atalaya'?

-Los bailes son la actividad más demandada. Tenemos bailes caribeños, que tiene muchísimo éxito, sevillanas, danza del vientre. Y luego hay talleres de decoración y pintura que llevan desde el principio. También hay gimnasia, pilates, taichi.

-¿Las mujeres jóvenes se animan a participar en la asociación?

-El problema de las jóvenes es el horario. La mayoría tiene sus hijos, su trabajo... Al final la mayor parte de las asociadas son de 45 años para arriba, porque tienen más tiempo libre o lo tienen más organizado.

-¿Cómo se mantiene económicamente un colectivo de tantas asociadas?

- La asociación se autofinancia. En septiembre, cuando comencemos el nuevo curso, cobraremos 25 euros de la cuota anual (antes eran 24 con matrícula incluida). A parte cobramos 10 euros al mes para los talleres. Con esto tenemos para autofinanciarnos. Hemos pedido, como en otras ocasiones, ayudas al Ayuntamiento y a la Dirección de la Mujer del Gobierno regional, pero este año no hemos tenido suerte.


También podría interesarte... (adsense)

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver