Unas 10.000 personas acuden a la Pasión protagonizada por madre e hijo reales

Cerca de 10.000 personas, según datos de la Policía Local, han abarrotado hoy las calles de Castro Urdiales para ver la Pasión Viviente en una edición que ha estado protagonizada en los papeles de Jesús y María por Sergio Albo y Ana Raquel Vega, que son hijo y madre en la vida real.

"Ha sido muy duro, demasiado real", ha reconocido Ana Raquel Vega al término de la representación, visiblemente emocionada por el hecho de haber presenciado el Calvario de Jesús de Nazaret encarnado por su hijo, que con 22 años se ha convertido en el Nazareno más joven de la historia de la Pasión Viviente de Castro Urdiales.

Entre los momentos para el recuerdo de esta vigésimo séptima edición de la Pasión quedarán el "Encuentro" entre Jesús y María, en el camino hacia la crucifixión, y el descendimiento de la cruz, cuando los soldados romanos entregan a la madre el cuerpo sin vida de su hijo, y que ambos han interpretado con una gran intensidad.

"Tenerle así en los brazos, con tanta sangre, con las marcas, que parecen de verdad, y él que no se movía, ha sido muy duro" porque "parecía que había muerto de verdad", ha explicado Vega, para quien ésta ha sido la primera vez que ha participado en la Pasión Viviente.

Un total de 650 actores han representado durante casi cinco horas la Pasión de Cristo, en una jornada marcada por la buena respuesta del público y una climatología que, aunque ha amenazado con lluvia hasta el último momento, ha sido finalmente respetuosa con el trabajo de todo un año realizado por la Asociación Cultural Pasión Viviente de Castro Urdiales.

"Al final el tiempo nos ha ayudado, estoy muy contento", reconocía Sergio Albo tras la representación, "orgulloso" y "emocionado" por el transcurso de una edición doblemente "especial" para él al haber sido el encargado, por un lado, de encarnar a Jesucristo y, por otro, de haber embarcado a su madre en el papel de la Virgen María.

Según ha explicado, a pesar de los numerosos ensayos hasta llegar a este día, ha vivido la Pasión de una manera "distinta" a la que se esperaba.

"Los ensayos no tienen nada que ver con lo que es este día", ha indicado, confesando que los momentos más duros para él han sido los de el "Encuentro", porque se ha "emocionado un poco", y el del segundo juicio con Pilatos, en el que Jesús es azotado.

Precisamente este momento es uno de los que el público ha seguido con mayor aflicción. "Ha dolido", ha reconocido Albo, que aún así "pensaba que iba a ser mucho más duro".

Esta XXVII Pasión Viviente se ha desarrollado "sin incidencias reseñables", según ha explicado en declaraciones a Efe la Policía Local, que ha apuntado que la apertura gratuita del aparcamiento de Amestoy les ha "facilitado mucho" la organización del tráfico, muy abundante en un día como hoy en el que a partir de las 9.30 horas las calles ya estaban llenas de público.

La edición de este año ha sido también "muy tranquila" por lo que respecta a la atención médica, ya que tan sólo ha habido que atender las magulladuras de varios actores y algunas lipotimias de espectadores sin consecuencias reseñables.

En total, unos 80 efectivos de la DYA, Cruz Roja y Protección Civil, además de los agentes de la Policía Local de Castro, han velado por el buen desarrollo de esta cita cultural, que hoy ha vivido su última edición antes de ser declarada, si todo sale según lo previsto, Fiesta de Interés Turístico Nacional.

También podría interesarte... (adsense)

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver