x

¿QUÉ PEDIMOS HOY?

Haz clic para ver restaurantes con comida a domicilio y para llevar en Castro Urdiales


#CERRAR ANUNCIO

Las dudas sobre su seguridad y operatividad marcan el ensayo del carril adicional de la A-8

La apuesta del Gobierno vasco por habilitar un carril reversible para reducir los atascos en la A-8 puede nacer fallida. El consejero de Interior, Rodolfo Ares, presentó ayer la prueba piloto que se llevará a cabo mañana y desveló los obstáculos y restricciones que tendrán los conductores que decidan circular por el carril adicional. Además, expertos en tráfico han cuestionado la efectividad de la medida en un tramo tan prolongado -se ha aumentado de los 23 kilómetros iniciales a 30,5- y esperan que no ocurra accidente alguno en esta vía que usurpa el sentido contrario, ya que "entonces se generarán más problemas que los que solventan y los atascos se darán en las dos sentidos del tráfico".

Es evidente que existe riesgo de accidentes ya que van a compartir plataforma de autopista coches que circularan en dos direcciones enfrentadas. Aunque la velocidad para los turismos por el carril adicional se limita a 80 kilómetros por hora, los responsables de Tráfico de Lakua no supieron decir ayer si también se acortará la velocidad a los vehículos que circulen por su sentido.

Un despiste, un pinchazo o un conductor ebrio en cualquiera de los dos sentidos puede provocar cualquier incidente que suponga atascar también el sentido del tráfico menos saturado.

El consejero explicó que "en caso de incidentes o avería, primero se suspenderá el acceso al carril reversible y después habrá dispuesta una grúa de intervención rápida para retirar el vehículo a una zona segura. Después se volverá a dar paso libre al carril".

Algunos ertzainas de base de Tráfico consultados han calificado de "soberano disparate" este dispositivo, asegurando que "su puesta en marcha no es una decisión policial, sino que es totalmente política". Una afirmación que es avalada por el hecho de que la misma dirección de Tráfico, ya con Rodolfo Ares al frente, ha redactado varios informes tras simulaciones informáticas que aportan serias dudas sobre la efectividad del operativo.

Pero hay más obstáculos inherentes al mismo. El más importante es que aquellos que decidan acceder al otro lado de la mediana tendrán que seguir hasta el final del itinerario. No hay opción de tomar salidas intermedias. Quienes quieran salir antes tendrán que circular por los dos o tres carriles habituales. En sentido a Cantabria, el carril adicional irá desde Abanto hasta cerca de Liendo, con lo que solo podrán utilizarlo los turismos con destino hacia Laredo, Noja o Santander. Los que quieran salir en Zierbena, Castro Urdiales o Islares se verán obligados a seguir en el más que probable atasco.

Obligados a ir por la supersur En dirección a Bizkaia se sumará el nuevo carril desde Guriezo hasta Trapagaran pero en este caso con una obligación añadida y encima gravosa económicamente. Los conductores que circulen por el carril adicional tendrá que tomar por obligación la Variante Sur Metropolitana (VSM) en Trapagaran. Al parecer, el trenzado del tráfico que se generaría con la incorporación de los vehículos que abandonen el carril adicional implicaría gran riesgo de accidentes al tener que tomar las vías laterales por las que discurre ya la A-8 en su punto de unión con la Supersur.

Sobre el hecho de derivar de forma obligada el tráfico del carril adicional a la VSM, el consejero Ares no quiso entrar en la posible polémica. Aun conociendo que tendrá peaje, especificó que si la nueva variante es de "pago o no" es una "decisión que tendrá que adoptar la Diputación vizcaina". De todas formas, reconoció que "si es así, quien se incorpore a ese carril tendrá que incorporarse a esa variante, por un problema de seguridad en el nudo de salida". Eso sí, especificó que usar el carril reversible es "opcional para los conductores", aunque eso significa seguir en el supuesto atasco, motivo por el que se pone en marcha el operativo.

Esta obligatoriedad tiene además otra consecuencia clave que lastra el operativo de retorno en puentes, fines de semana veraniegos y vacaciones. Los vizcainos que viajen desde Cantabria y tengan su domicilio en Ezkerraldea, Meatzaldea, Uribe Kosta o Txorierri no podrán usar la vía alternativa. Solo quedará disponible para los conductores que vivan en Bilbao (para lo que tendrán que abandonar la Supersur bien en el peaje del Kadagua bien en las cabinas de Larraskitu) y para aquellos viajeros que circulen hacia el oeste de Bizkaia, Donostia o Gasteiz.

A todos estos obstáculos se une también el hecho de la limitación de velocidad a 80 kilómetros por hora, el uso obligatorio de las luces de cruce y que solo se permitirá el acceso a los turismos.

Según han indicado desde Tráfico, la expectación es máxima, ya que es la primera vez en todo el Estado que se activa un carril reversible de tanta longitud sin posibilidad de salidas intermedias y entre dos comunidades autónomas diferentes, que antes nunca han experimentado esta medida.

430.00 euros de coste Desde la una del mediodía de mañana, los conductores de la A-8 que vengan hacia Bizkaia empezarán a notar el carril reversible. Es la hora prevista para iniciar la colocación de los conos delimitadores y el dispositivo de señalizaciones que informen a los conductores de la alternativa de circulación. El dispositivo estará dispuesto desde la cuatro de la tarde a las nueve de la noche y será monitorizado en todo momento desde el centro de Tráfico que la Er-tzaintza tiene en Txurdinaga.

En este operativo no se han escatimado gastos. Cerca de 200.000 euros han costado las obras para ampliar los pasos entre ambos sentidos. Para la instalación de los conos y balizas necesarios en cada operativo se han previsto otros 230.000 euros para este año. En total, 430.000 euros.

También podría interesarte... (mgid)

También podría interesarte... (adsense)

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver