El primer ascensor panorámico de Castro unirá a final de mes dos céntricas calle

Castro estrenará su primer ascensor panorámico a finales de este mes. Diseñado en acero y cristal, el nuevo elevador público conseguirá salvar el importante desnivel existente entre las céntricas calles Libertad y Leonardo Rucabado del municipio costero. Hasta ahora, los vecinos sólo podían acceder a sus casas a través de unas escaleras que suponen una importante barrera arquitectónica y que se encuentran en un estado «lamentable», tal y como han llegado a afirmar los tribunales.
El nuevo equipamiento, que tendrá capacidad para diez personas, vendrá acompañado del acondicionamiento de los accesos peatonales a la zona de Santa Catalina. Cabe recordar que el elevador se encuentra cerca del colegio público Arturo Dúo y que está proyectado construir un nuevo centro educativo en las inmediaciones.

Después de tres años de agria polémica, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria desbloqueó a finales de febrero de forma definitiva la construcción del ascensor al considerar que el proyecto «no beneficiaba a intereses privados». Los magistrados desestimaron de esta manera el recurso presentado contra el proyecto por los ediles no adscritos Teresa Pérez y Pedro Olano. Los concejales consideraban «ilegal» el convenio suscrito entre el equipo de gobierno y dos promotores privados para llevar a cabo la edificación del ascensor por no ajustarse al Plan General.

Acuerdo a tres bandas

El Consistorio, la empresa Martín del Río Construcciones y la compañía Castro 2000, que desarrolla una promoción de pisos en la zona, rubricaron un acuerdo hace tres años por el que ambas firmas se comprometían a edificar el ascensor y a mejorar las comunicaciones entre las dos calles. A cambio, el Ayuntamiento les permitiría habilitar en suelo público el acceso a los garajes de su nuevo edificio por Leonardo Rucabado.

En mayo de 2005, sin embargo, el Ayuntamiento optó por paralizar las obras. En línea con la tesis defendida por los dos concejales no adscritos, varios informes municipales aconsejaron suspender la edificación del ascensor porque podía vulnerar el Plan General. Un año después, un juez autorizó en primera instancia reanudar los trabajos, pero los ediles recurrieron el fallo.

Ahora, el Tribunal Superior ha despejado definitivamente el camino a la puesta en marcha del ascensor. Los magistrados consideran que el elevador y las obras de mejora que se desarrollan de forma paralela en la zona beneficiarán a todos los vecinos. Asimismo, el fallo estima que los arreglos «no perturban» las actividades educativas del colegio Arturo Dúo. Por último, los jueces sostienen que la reparación de las escaleras «mejora notablemente el entorno».

Extraído de: elcorreodigital.com

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver