Refuerzan la presencia policial en la zona de bares para evitar altercados

Desde el pasado sábado, la zona de bares de Castro está más vigilada. La habitual presencia policial en el casco antiguo de la localidad durante los fines de semana se vio reforzada con la llegada de nuevos agentes de la Guardia Civil de Santander y de la propia Policía local del municipio. A partir de ahora, los efectivos harán guardia de forma «constante» desde las doce de la noche hasta las cuatro de la mañana de los fines de semana. «Se trata de desarrollar acciones preventivas que permitan que la convivencia en esa zona sea ordenada. El objetivo es que no se produzca ningún altercado que pueda degenerar en violencia», razona Agustín Ibáñez, delegado del Gobierno en Cantabria.
Esta medida fue adoptada el miércoles durante la celebración de la Junta local de Seguridad del municipio, en la que los máximos responsables de la Guardia Civil, la Policía local, el Ayuntamiento de Castro y la delegación del Ejecutivo en Cantabria hicieron balance de los niveles de delincuencia registrados en el municipio durante el año pasado. La 'inyección' extra de agentes, aún sin determinar, en la zona de ocio juvenil de la localidad fue una propuesta del propio Consistorio, que advirtió la «necesidad» de llevar a cabo un refuerzo «preventivo» de esas características. «No queremos que los agentes hagan rondas, sino su presencia estable para que los ciudadanos gocen de una mayor seguridad», apuntó el concejal de Personal y Obras, Salvador Hierro.

En líneas generales, la cifra de delitos y faltas cometidos en 2006 fue ligeramente inferior a la registrada el año anterior. Cabe destacar una disminución en el número de robos con violencia e intimidación en viviendas, locales y en plena calle y los ataques al mobiliario urbano.

Malos tratos

No obstante, las denuncias por malos tratos presentadas durante el año pasado fueron 53, lo que representa un incremento del 82,7% respecto a 2005. Como respuesta a estos datos, la Junta local de Seguridad acordó constituir un grupo de trabajo «pionero en España» que aglutinará a las fuerzas de seguridad, la delegación del Gobierno en Cantabria y los servicios sociales para proteger a las víctimas. La idea es establecer un protocolo de actuación ante estos delitos. Tres niveles señalarán el riesgo que corre la persona maltratada en base a 49 parámetros.

Respecto a los dos planes de respuesta policial al tráfico y consumo de drogas en el entorno de centros escolares y zonas de ocio juvenil puestos en marcha hace un año por el Ministerio de Interior, Castro registró un total de 85 denuncias a lo largo del año pasado.

Extraído de: elcorreodigital.com

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver