Comienza el lunes el juicio contra el acusado de asesinar a un taxista en Castro

La Audiencia de Cantabria celebrará a partir del próximo lunes, día 26 de febrero, el juicio con jurado contra el acusado de asesinar en Castro Urdiales a un taxista, al que asestó 18 puñaladas. El Fiscal pide para el procesado un total de 24 años de prisión y una indemnización de 180.000 euros por un delito de asesinato y otro de robo con violencia.

Según el relato del Ministerio Público, los hechos ocurrieron sobre las ocho de la mañana del 8 de abril de 2005 cuando el acusado, Gabriel G.C., sin antecedentes penales, contrató los servicios de la víctima, Miguel M.O., de 61 años, que se encontraba en la parada de taxis de Laredo, para que le llevara a Castro Urdiales.

   Una vez llegaron a la calle Andrés de la Losa de esta última localidad, Gabriel G.C., que hizo el viaje sentado tras el asiento del copiloto, extrajo de una bolsa de plástico un cuchillo de monte de unos 11,7 centímetros de hoja y 2 de ancho y, sin mediar discusión previa, de forma sorpresiva y sin posibilidad de defensa, asestó al taxista dos puñaladas en el cuello.

   El agredido intentó abrir la puerta del coche para huir, pero no lo consiguió, al llevar puesto el cinturón de seguridad. Además, el acusado le inmovilizó agarrándole la cabeza y le asestó hasta 16 puñaladas más en el costado y la espalda, mientras se desangraba sobre el volante del vehículo.

   Después, el agresor se bajó del coche y, a través de la puerta del conductor, registró los bolsillos al taxista, apoderándose de 200 euros que llevaba. A continuación, se dio a la fuga, arrojando el arma al río, de donde posteriormente fue recuperada.

   Miguel M.O. falleció en el centro de salud de Castro Urdiales unos 40 minutos después de su ingreso, sobre las ocho y media de la mañana, debido a la hemorragia aguda provocada por las 18 puñaladas, realizadas todas ellas con gran fuerza, como puso de manifiesto la profundidad de las heridas y las fracturas óseas y destrozos musculares que presentaba.

   Por el delito de asesinato, el Fiscal pide 20 años de prisión y por el de robo con violencia otros cuatro años. Por su parte, la acusación particular considera que hubo alevosía y ensañamiento y pide 26 años de cárcel (22 por asesinato y 4 por robo) y 360.000 euros de indemnización para los herederos del fallecido, que tenía tres hijos, así como la prohibición de residir o acudir a Cantabria durante 30 años.

   La defensa del acusado, que se encuentra en prisión desde que ocurrieron los hechos, reconoce la culpabilidad del acusado, pero argumenta que estaba afectado por el consumo de gran cantidad de cocaína y que reconoció lo ocurrido y colaboró en la investigación. Por ello, considera que concurre la eximente de intoxicación plena y cabe la libre absolución. Alternativamente, cree que la pena no debe superar los siete años de cárcel.

   Está previsto que el juicio, que se celebrará en la sección primera de la Audiencia, se prolongue hasta el día 28 de febrero. Todas las sesiones comenzarán a las nueve y media de la mañana.  

Extraído de: europapress.es

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver