Print this page

Concluye la temporada de playas con dos muertos y una desaparecida

La gran afluencia de bañistas que ha visitado Castro Urdiales este pasado verano ha provocado que el número de las asistencias del servicio de socorrismo y salvamento en playas hay aumentado hasta 1.408 servicios (un incremento del 25 por ciento).
Las picaduras por salvario han registrado el mayor número de atenciones a los bañistas (425). También hubo 251 cortes, 226 picaduras de avispa y 151 erosiones, entre otros.

El buen tiempo también atrajo a las medusas a las aguas de las playas castreñas y 34 bañistas sufrieron urticarias por su presencia o por las anémonas. Se produjeron otro tipo de atenciones como un caso de traumatismo craneoencefálico por una caída por intoxicación etílica, tres roturas de fibras musculares, dos cortes de digestión y ocho mareos. De los 1400 bañistas atendidos, el 65 por ciento procedían de Vizcaya (685) una cifra que dobla a los 342 usuarios asistidos que son vecinos del municipio.

Otras actuaciones

Un total de 101 personas de otros puntos de Cantabria fueron también curadas por los socorristas castreños.

Las otros ocho salidas de Protección Civil fueron para recoger aves, entre ellas, los cinco buitres que se soltaron esta semana en el monte Ventoso.

Dos muertos y una desaparecida. La temporada de verano de 2006 se cobró dos vidas: la de un pescador en Islares, el pasado día 16 de julio ,y días antes la de una adolescente rumana que intentó salvar a su hermana menor de ocho años de la piscina de una urbanización en Castro Urdiales y murió por ahogamiento en el acto. Su hermana menor ingresó en coma en el hospital vizcaíno de Cruces. Días más tarde, salía del coma aunque con secuelas cerebrales.

Una mujer desaparecida que se bañaba en Las Machinas el pasado 11 de junio, no se sabe nada a día de hoy. Su ropa apareció doblada en un banco de Los Jardines y nos han tenido más datos sobre ella.

También Protección Civil detectó y colaboró en las tareas de extinción de un incendio que calcinó hectáreas en Oriñón junto a la autovía A-8.

El dispositivo de la temporada de playas ha estado compuesto por 28 socorristas, dos radioperadores, tres patrones de embarcación, dos coordinadores y el Jefe de servicio Javier López. La campaña, en definitiva, ha sido bastante movida en las playas castreñas.

Extraído de: eldiariomontanes.es