x

¿QUÉ PEDIMOS HOY?

Haz clic para ver restaurantes con comida a domicilio y para llevar en Castro Urdiales


#CERRAR ANUNCIO

Pasión por 'La Marinera'

Los miles de aficionados al remo en Castro sienten estos días emociones encontradas. A la enorme satisfacción que representa estar a un paso de ganar por tercera vez en su historia la Bandera de La Concha, se contrapone la tristeza de buena parte de los seguidores por la casi segura marcha del hombre que durante los últimos nueve años, los más gloriosos del club, ha sido su estandarte: José Luis Korta.
Un paseo cualquier tarde por la calles de la localidad cántabra refleja a la perfección esa mezcla de ilusión y rabia contenida en la que se ha sumido la parroquia rojilla en los últimos tiempos. Las banderas con los colores de 'La Marinera' no proliferan tanto como hace unos años en los balcones, aunque su presencia aumenta considerablemente en el casco antiguo.

El debate está a pie de calle. «Prefiero perder La Concha por un segundo el domingo antes de que se vaya mi amigo -así se refiere siempre que habla de Korta-, porque si continúa seguro que tenemos oportunidad de ganarla más veces», asegura con gesto serio Óscar Cobo, el 'Oso', propietario de la churrería La Castreña.

Su devoción hacia el técnico de Ortzaika es tal que incluso luce orgulloso un delantal que le regalaron con el lema «soy el churrero de Korta». La prenda da para muchas bromas entre los amigos, aunque él replica con rapidez que «soy el churrero de todos».

En su establecimiento, el remo es algo así como una religión a la que se han sumado también sus hijos desde la infancia. Hasta los recipientes de barquillos situados frente al local llevan inscritos el escudo del club de sus amores. «Me voy a sacar una foto con las tres banderas de La Concha porque la ganamos seguro. Les he visto entrenar y no tengo ninguna duda», recalca convencido Cobo. Su padre compró la primera trainera que tuvo el club en 1974.

Muy cerca, en la plazuela, está la tienda de reparación de calzados José, regentado por Manuel Sánchez el 'Barrilero', ex remero de 'La Marinera' y tío de Eladio Sánchez, corredor del Astaná. Mientras arregla unos zapatos sin levantar la mirada de la máquina, se lamenta de que «en esto del remo hay una rivalidad mal entendida que no existe en otras disciplinas como el ciclismo», en clara referencia al pique con Astillero.

Ese enfrentamiento se ha visto acrecentado las últimas campañas por la presencia de varios deportistas castreños -cuatro en total- en las tostas de la 'San José XIV'. El tema ha dado y sigue dando mucho que hablar. Hasta hace unos días incluso podía verse una pancarta de color azul -el de Astillero- con el eslogan '¿Aúpa Astillero nos vamos a La Concha!', colgado del piso de un ex bogador de 'La Marinera', enrolado ahora en las filas del eterno rival.

Centro de reunión

Manuel Sánchez, que una vez por semana aproximadamente recibe la visita de Korta en su local para hablar de ciclismo, es un hombre directo y sin pelos en la lengua. «Se lo he dicho también a él, me da pena que haya una docena de remeros de Castro repartidos por otros clubes y aquí no tengamos más que los justos para salvar el tema de los cupos de la ACT. Encima, cuando llegan las regatas importantes como La Concha, no sale ninguno», asegura.

Conforme avanza la tarde, el bar Los Chelines, situado frente al Ayuntamiento, se convierte en ineludible centro de reunión y debate para los amantes del remo. El establecimiento, plagado de carteles y fotografías de 'La Marinera', representa el medio natural en el que ideólogos y forofos en general expresan su opinión sobre los últimos acontecimientos y chascarrillos que jalonan el remo mientras se toman el café o juegan una partida.

Una camiseta enmarcada del ex futbolista del Athletic Julen Guerrero es el único elemento que desentona con el resto del decorado. «Tengo más miedo a Pedreña en caso de que haya mala mar el domingo que a Astillero, ya que a estos últimos no les vi nada bien el otro día. Ni los marcas iban acompasados», recalca Pedro, un ex directivo de Castro.

'Tutu', como le conocen los lugareños, fue uno de los que a principios de los setenta acudió a Orio buscando consejo para montar una trainera y se trajo para Castro a Ignacio Sarasua, «el viejo», especifica orgulloso. «Con él, ganamos el Provincial y también la Copa del Generalísimo en La Coruña», recuerda emocionado.

El multitudinario recibimiento que les brindó la afición entonces se repitió tras los triunfos de 2001 y 2002 en San Sebastián y podría volver a producirse este domingo si 'La Marinera' remata la faena en La Concha. «Están muy fuertes y unidos, que es lo importante, y será muy difícil que pierdan», sentencia Andoni Aspe desde la autoridad que le otorga el hecho de haber conquistado dos ikurriñas donostiarras con Iberi y Kaiku, mientras observa un día más los ejercicios de calentamiento de los hombres de Korta antes de salir a entrenar.

Una tienda muy roja

Castro fue el primer club de remo que hace unos años abrió una tienda oficial con productos de 'La Marinera', al estilo de la mayoría de los equipos de fútbol de carácter profesional. La iniciativa surgió de manos de Juli Vélez, vicepresidente de la entidad, y en la actualidad se ha convertido en una importante fuente de ingresos con la que cubrir parte del presupuesto de la sociedad de remo.

De hecho, responsables de otros clubes se han puesto en contacto con los gestores de la tienda para conocer de primera mano su modelo y lanzarse también a la aventura del 'merchadising'. Estos días las baldas del establecimiento, que desde mayo del pasado año se encuentra ubicado en la antigua Cofradía de Pescadores, están medio vacías.

«Vendimos casi todo el género antes de la regata del 15 de agosto y ahora tenemos tallas sueltas», señala Juli Vélez, encargada de atender a los clientes junto a Mariasun y Pili. El goteo de personas entrando en el establecimiento es continuo. La mayoría llegan para apuntarse al viaje organizado para el domingo a San Sebastián.

Camisetas a japoneses

«Por ahora hemos llenado trece autobuses y esperamos que antes del sábado haya ya unos veintitrés», apunta. Los turistas también hacen un alto en el local, atraídos por el constante ir y venir de personas. «Hemos vendidos camisetas a japoneses e incluso una bandera a un capitán canadiense que quería ponerla en su barco», destaca Rafa, el marido de Juli, que desempeña numerosas labores en el club. La ropa interior también tiene su gancho, sobre todo entre las jovencitas. «Hay chicas que compran tangas de 'La Marinera' y luego me piden que Korta o algún remero se las firme», señalan las dependientes entre sonrisas.

Los diferentes productos expuestos también pueden adquirirse a través de Internet en lamarinera.net. «Cada vez hay más gente que lo hace», aseguran en la tienda más roja de la localidad cántabra.

Extraído de: elcorreodigital.com

También podría interesarte... (mgid)

También podría interesarte... (adsense)

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver