El Ayuntamiento de Castro Urdiales defiende su compromiso con el mantenimiento de los centros educativos de la localidad

El Ayuntamiento de Castro Urdiales ha querido salir al paso de las declaraciones de la directora del colegio Arturo Dúo sobre le supuesto "olvido" del Ayuntamiento para con este centro. 

El consistorio ha emitido una nota de prensa en la que defiende su compromiso con el mantenimiento de los centros educativos de la localidad. A continuación publicamos la nota de prensa íntegra recibida en nuestra Redacción.

NOTA DE PRENSA

Ante las declaraciones aparecidas en medios de comunicación sobre el supuesto “olvido” del Ayuntamiento con el Colegio Arturo Dúo, manifestado por su directora, desde la Concejalía de Educación del consistorio se quiere defender “el absoluto compromiso de los trabajadores municipales, principalmente del Departamento de Obras y Servicios, con las tareas de mantenimiento de los centros educativos”. En palabras de Elena García Lafuente, estas labores de competencia municipal “implican un esfuerzo diario y constante por mantener edificios que en algunos casos son de hace varias décadas, con la dificultad que eso implica, y en otros casos son de reciente construcción pero plagados de defectos constructivos que en ningún caso son culpa del Ayuntamiento y sin embargo suponen un trabajo adicional para mantenerlos en condiciones óptimas”.

En el caso del Colegio Arturo Dúo se han ejecutado este verano obras de pintado de aulas y pasillos, pintura y arreglo de humedades del ascensor, relleno de una zona de tierra con hormigón para mayor seguridad, mantenimiento de jardinería y limpieza de hierbas en los patios, además de las numerosas reparaciones puntuales que se van solicitando a lo largo del curso y en cuyo arreglo también colabora el conserje del centro, empleado municipal.

Sin embargo, obras de mayor entidad o competencia regional solicitadas a la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria tanto por la dirección del colegio como por el propio Ayuntamiento, como la renovación de los baños de la 2ª y 3ª planta, la sustitución del suelo y columpios del parque infantil o el arreglo de la fachada norte del edificio de aulas, no han sido asumidas por esta institución. “El Ayuntamiento en ningún momento ha olvidado las necesidades del colegio, sino que las ha reclamado como bien saben tanto la directora como la AMPA, y lo seguirá haciendo”.

Desde el Ayuntamiento se ha trabajado también en los otros cinco centros de infantil y primaria con necesidades de pintura, arreglos de fontanería, carpintería y electricidad, trabajos de albañilería, movimientos de muebles y colocación de pizarras… Además se colabora con las diferentes fiestas que se celebran (magosta, Navidad, Carnaval, fin de curso) prestando material y apoyos logísticos, lo que escapa claramente de las competencias de mantenimiento y sin embargo implica el uso de muchos recursos a lo largo del año. De las arcas municipales sale el dinero para pagar los gastos de suministros –gas, agua, electricidad- así como la limpieza de los centros y la vigilancia con conserjes propios y de empresas por las tardes, fines de semana y periodos no lectivos.

“Si el Ayuntamiento no asume reemplazar un parque infantil es porque no es su competencia y esto significa defender un criterio común, tratar con equidad a toda la comunidad educativa y no gastar el dinero de los castreños en algo que debe hacer otra administración”, explica Elena García. “No tiene nada que ver con las disponibilidades presupuestarias, que también nos limitarían, sino con una cuestión de criterio. Si asumimos el cambio del parque, ¿por qué no también cambiar el del Riomar, o los baños de los centros que son ya muy antiguos y causan continuas averías de fontanería a reparar por el propio Ayuntamiento? ¿Qué elementos nos pedirían reemplazar el resto de colegios y dónde ponemos la línea para decir a unos que sí y a otros que no? ¿Dejamos que la Consejería no asuma sus responsabilidades o remamos todos en la misma dirección, que es reclamar donde y a quien hay que hacerlo?”.

Efectivamente los patios de cuatro colegios se utilizan por las tardes como espacios de juego para todos los ciudadanos y por ello el Ayuntamiento asume que los arreglos y averías que deberá acometer serán más, pero cuando un elemento o material ya no se puede mantener, reemplazarlo es competencia de la Consejería y “no vamos a renunciar a que desde el Gobierno se destine dinero a nuestros colegios, porque así tiene que ser. Lo hemos reclamado y hoy mismo he enviado una carta a la directora general de Centros insistiendo en ello”, dice García.

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app-castro-urdiales

¡Descarga nuestra app!

app-castro-urdiales

Volver