Print this page

El Club de Patinaje de Castro Urdiales solicita la reapertura y reparación del skatepark

Los patinadores de Castro Urdiales, a través del Club de Patinaje de la localidad, han solicitado hoy al Ayuntamiento "la reapertura inmediata del parque de patinaje municipal o skatepark, ubicado en la zona de Ballena. La instalación se encuentra cerrada y, por esta causa, sin mantenimiento desde marzo de 2020, cuando se inició el confinamiento por la pandemia de COVID-19".

El Club de Patinaje de Castro Urdiales, en el que se integran practicantes del skateboarding (monopatín), roller (patines), bicicleta BMX y scooter (patinete), considera que "no existe ninguna razón para mantener cerrada esta infraestructura deportiva y que se está con ello provocando un perjuicio a los practicantes de estos deportes, así como a las familias de muchos de ellos".

La situación actual provoca que, en ocasiones, "algunas personas entren a través de la valla a un recinto que, debido a la falta de mantenimiento por su cierre durante año y medio, precisa de un arreglo urgente e integral en algunos de sus elementos, como la minirrampa, el módulo más usado, provocando un uso indebido de una instalación y un peligro para los propios usuarios".

"La decisión actual del Ayuntamiento de mantener cerrado el skatepark es incomprensible para el Club de Patinaje de Castro Urdiales, en el que se integran deportistas de las federaciones de Patinaje y Ciclismo (merece la pena recordar que el skateboarding y el ciclismo BMX acaban de ser deportes olímpicos en Tokyo 2020), máxime, cuando se trata de una ubicación al aire libre que, precisamente por su emplazamiento, puede que sea la más ventilada de las que existen en Castro Urdiales" han indicado desde el club.

Asimismo, el Club recuerda que los problemas de ruidos denunciados por los vecinos en los años anteriores "fueron subsanados por los técnicos municipales mediante una actuación en varios de los módulos de la instalación, tras la que se practicaron nuevas mediciones por parte del Ayuntamiento, entrando el nivel acústico dentro de los límites establecidos por la normativa vigente".

Por último, el Club de Patinaje de Castro Urdiales, constituido en 2006, ha comunicado que "no se va a quedar de brazos cruzados ante una situación que no tiene ninguna justificación desde el punto de vista legal y que, por ello, realizará todas las acciones que estén a su alcance para la salvaguarda de los derechos de sus deportistas".