El calendario escolar aumenta 3 días y contempla jornada reducida y completa en junio y septiembre

ONDA CERO CASTRO

El calendario escolar de Cantabria para el próximo curso 2018-2019 contempla tres días lectivos más, con lo que pasa de 175 a 178, así como jornada reducida en una hora en tres semanas de junio y septiembre, mientras que en las otras tres el horario será completo.

Este calendario escolar, que ha determinado la Consejería de Educación sin en acuerdo de la Junta de Personal Docente -que ha anunciado que mantiene la huelga de los días 14 y 20- supone que el inicio del curso se adelantará en un día, comenzando el 7 de septiembre en lugar del 10, y que serán lectivos dos días que en la anterior propuesta de calendario figuraban como vacaciones de Carnaval. También en Secundaria habrá dos jornadas de clase más. El resto del calendario permanece como estaba.

El consejero de Educación, Francisco Fernández Mañanes, se ha remitido a los dos informes jurídicos, --uno de la asesoría de la Consejería de Educación y otro de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Cantabria--, que ponían de manifiesto que el actual calendario escolar de esta Comunidad no se ajustaba a la normativa estatal.

Para conseguirlo, la Consejería ha presentado tres propuestas, aprobando finalmente la que considera "más adecuada". "Ha sido un proceso muy largo que a estas alturas creemos que hay que cerrar", ha subrayado su titular al término de la mesa sectorial, que se ha prolongado casi hora y media.

De este modo, el calendario escolar tendrá tres semanas de jornada reducida en una hora, frente a la hora y media que existía hasta la fecha. "Todas las comunidades donde hay reducción es de una hora", ha defendido el consejero al respecto.

En concreto, serán las dos primeras de septiembre, "para que los maestros tengan el máximo tiempo para labores de programación y organización del curso", y la última semana de junio, para favorecer las tareas de evaluación y "mitigar el cansancio acumulado". Las otras tres semanas (dos de junio y una de septiembre) tendrán jornada completa.

La Consejería no había trasladado al término de la reunión (14.30 horas) el nuevo calendario a la Federación de Padres de Alumnos (FAPA), mientras que los sindicatos de la Junta de Personal Docente (STEC, AMPE, CCOO y UGT) han acusado a esta Administración de "generar un problema donde no lo había" y de utilizar un informe "no vinculante", a lo que el consejero ha replicado que los informes jurídicos "no pueden ser obviados ni legal ni ética ni moralmente".

"Los informes dicen lo que dicen y este consejero no va a promover ningún acto fuera de la legalidad; al contrario, he tenido que rectificar y en base al informe de nuestra asesoría jurídica que permite que pueda haber jornadas reducidas compensando, hemos tenido que añadir tres días de jornadas lectivas para poder mantener las tres semanas de jornada reducida", ha explicado el consejero, que entiende que "pedagógicamente es lo mejor para los centros educativos".

INDIGNACIÓN DE LA JUNTA

Por su parte, representantes de la Junta de Personal Docente abandonaban la reunión con la Consejería indignados por el calendario escolar "impuesto" y advirtiendo de que el nuevo curso "no va a empezar con normalidad".

Por lo pronto, la Junta trasladará a la Presidencia del Gobierno de Cantabria el resultado de la reunión, tal como les pidió su titular, Miguel Ángel Revilla, a quien harán saber que "ha ido tan fatalmente mal que es imposible paralizar las movilizaciones" convocadas.

Así, este jueves 14 habrá una jornada de paro de tres horas, a las 10.30 se ha convocado una concentración frente a la Consejería de Educación y por la tarde habrá una "gran manifestación".

Según han denunciado los sindicatos, la Junta no ha recibido con 72 horas de antelación las propuestas de calendario ni el informe jurídico sobre la jornada reducida, por lo que ha pedido una moratoria que Educación no ha concedido. Y ha hecho constar que "no hacía falta aprobar un nuevo calendario escolar porque ya teníamos uno, consensuado y pactado".

En este sentido la Junta ha propuesto que arrancara el curso "en condiciones normales" con el calendario aprobado en la mesa sectorial de mayo, y "se hablara tranquilamente" sobre la cuestión, pero la Consejería se ha negado.

"Lo único que queríamos era hablar tranquilamente para llegar a la mejor solución para toda la comunidad educativa pero parece que las prisas no lo van a permitir", ha señalado la representante de UGT, Laura Guate.

La sindicalista también ha cuestionado la pedagogía de las medidas adoptadas "¿Qué le soluciona tener cinco horas lectivas seguidas a un alumno de tres, cuatro o cinco años de esta comunidad? En nada", ha reflexionado.

Según el portavoz de STEC, Jesús Aguayo, la reunión "no podía haber ido peor", empezando porque la Consejería "no ha aclarado las dudas" que les suscitaba el informe de los Servicios Jurídicos del Gobierno en el sentido de sostener que el horario continuado de cinco horas en junio y septiembre era solo para la etapa de Primaria y no para Infantil. "Y ahora dicen que el informe no es vinculante".

Ante las "dudas", los sindicatos han pedido a la Consejería que consulte al Ministerio de Educación al estar invocando una norma estatal (el real decreto ley de 2012) algo a lo que la Administración regional se ha opuesto, como también a la moratoria hasta octubre que proponía la Junta.

Estos hechos "no dejan otra salida" a los sindicatos que mantener la huelga en la enseñanza en Infantil y Primaria convocada para los días 14 y 20, que tendrán un seguimiento "masivo".

"Lamentamos profundamente esta situación; la torpeza de la Consejería ha generado un problema gigantesco donde no le había", ha denunciado Aguayo.

En el mismo sentido, Rus Trueba, de ANPE, ha insistido en que la Consejería "ha creado un conflicto donde no existía", además de que "ha cuestionado la profesionalidad de los docentes de Cantabria", por lo que ha pedido "respeto" a Fernández Mañanes.

"Este consejero ha aprobado unilateralmente una propuesta que para nada satisface ni a FAPA ni a los docentes", ha denunciado Trueba, afirmando que se trata de una "decisión política que se escuda en un informe jurídico no vinculante cuando no quieren y sí cuando sí".

En un sentido parecido, Conchi Sánchez, de CCOO, ha censurado que "no hay voluntad política" de la Consejería para la negociación y sí de "imponer unilateralmente su decisión". Además, ha dicho que el nuevo calendario afectará a la organización de las familias porque los niños "unos días de septiembre saldrán a la una y otros a las dos".

NOTICIA EXTERNA

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app-castro-urdiales

¡Descarga nuestra app!

app-castro-urdiales

Volver