La próxima Pasión Viviente ya está en marcha con el inicio de los ensayos

Importante éxito del Belén Viviente y de figuras que contaron con la presencia de numeroso público.

El coordinador de la Asociación Pasión Viviente de Castro Urdiales, Chechu Arozamena, se ha mostrado “muy satisfecho” por el desarrollo tanto del Belén Viviente como del Belén de figuras, ya que “hemos conseguido cotas de asistencia que han batido todos los récords anteriores, hasta el punto de que por el Belén de figuras han pasado más de 10.000 personas, y por el Belén Viviente, se han superado las 7.500 en los ocho días de representación”.

Señaló que “quiero hacer un homenaje, muy especial, a los protagonistas del Belén Viviente, sobre todo a Ana Arcocha, Adriana Arozamena, Diana Laza y Mónica Rodríguez, quienes se alternaron en el papel de María, y a Juan Carlos Calvo que protagonizó a San José en todas y cada una de las representaciones. Así como a los niños y niñas, Iván Arozamena, Lucía Díez, María González, Izaro Gorostegui, Pablo Infante y Laura Macazábal, que protagonizaron al Niño Jesús”.

En cuanto al Belén de figuras indicó que “hemos tenido más suerte que en ediciones anteriores puesto que, pese a tener más motores para producir los movimientos pretendidos en cada figura, las averías han sido menos ”. En lo referente al Belén Viviente afirmó que “incluso ha venido gente en autobuses procedentes de diversas localidades del resto de Cantabria que no esperábamos, que nos han dicho que habían oído hablar mucho y bien de esta representación, les ha gustado muchísimo, incluso algunas personas deseaban quedarse por repetir, pero decidieron, al final volver el próximo año con más tiempo, puesto que se trataba del último día, y así poder repetir. También, nos prometieron estar presentes en la próxima Pasión Viviente de la que también han oído y han leído mucho a su favor”.

La Pasión Viviente.

En cuanto a la próxima Pasión Viviente Chechu Arozamena afirmó que “hace unos días comenzamos los ensayos, en esta ocasión con la Ultima Cena, y ahora se van sucediendo los ensayos de las demás escenas hasta la víspera de Viernes Santo. Estos primeros ensayos, más bien, constituyen primeros contactos porque se aprovecha para ir repartiendo los distintos papeles a representar, tienen que estudiarlos, es decir, nos reunimos para cambiar impresiones y puntos de vista, aclarar conceptos sobre el personaje respectivo y ya comenzar los ensayos seriamente”.

Como novedades para este año indicó que “aprovechando mi último viaje a Jerusalén, hice el recorrido del Vía Crucis y me fijé en unos arcos que estaban instalados por todo ese recorrido, siete en total, y este año los vamos a reproducir puesto que contamos con unas calles estrechas, no tanto como las de Jerusal én pero que se parecen mucho, y los colocaremos el primero de ellos en la zona de Santa María que servirá para dividir la escena de traslado de Jesús de Pilatos a Herodes; el segundo en La Plazuela justo a la entrada de la calle Correría; el tercero en la escena de las Mujeres de Jerusalén en la Plaza del Ayuntamiento; el cuarto, en la rampa de acceso a la calle San Juan (Tercera Caída); el quinto en la misma entrada de la calle San Juan; el sexto, a la altura de la fuente de la misma calle, y el séptimo, a la entrada de La Atalaya (Monte Calvario). Otras de las novedades “corresponden a los cambios de los intérpretes de Pilatos, Herodes, Anás, Caifás, como figuras destacadas, por haber cumplido el ciclo de dos años consecutivos de representación”.

Para la próxima Pasión Viviente, por segunda vez en la historia de la misma, repetirá, de forma consecutiva, el personaje de Jesús quien lo protagonizó el pasado año, Jesús Ángel Suárez Acebal, quien explica esta circunstancia diciendo que “todo ha sido debido a un desafortunado accidente de moto del que lo iba a representar este año. Se encuentra en reposo y prácticamente es imposible que pueda hacerlo. Normalmente es el único intérprete que cambia todos los años debido al desgaste físico y mental que supone”. En cuanto a la experiencia del pasado año afirma que “es algo imposible de borrar, muy raro es el día que no me viene a la memoria, sobre todo porque es única, se presenta una sola vez en la vida y yo, considero que por fortuna, lo haré dos veces, estoy impresionado”.

Mayor experiencia.

En cuanto a si puede encontrar diferencias en la representación del pasado año al presente, dice que “el pasado año no tenía la experiencia de ahora, en mi mente tenía una idea de lo que iba a afrontar. Pero luego la realidad es otra muy distinta, es algo muy superior a lo pensado, es una experiencia muy dura para la que tienes que mentalizarte al máximo. Pretendo estar este año, como mínimo, a la misma altura que en la anterior edición, con la misma o mayor ilusión, algo que tengo que conseguir de ahora en adelante porque, en estos momentos, me encuentro menos ilusionado que el pasado año, quizás sea porque no tengo la motivación de entonces, de todas formas, se trata de interpretar a Jesús, mi jefe, con el que todos y cada uno de los días del año hablo, porque soy creyente, cristiano a mi manera y El lo sabe. Estoy seguro que conseguiré la motivación que ahora me falta, sé que no me va a fallar mi Jefe para que yo no defraude. Siempre he tenido mucho respeto por estas cosas y máxime ahora que sé de qué se trata”, concluye.

Extraído de: elalerta.com

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver