María del Carmen Galván / «Los archiveros no elaboramos la historia»

La profesión de archivero municipal es un tanto desconocida para muchas personas. Recopilar lo que algún día será información histórica es la tarea que realiza María del Carmen Galván en el Archivo Municipal de Castro Urdiales.
-¿Qué es un Archivo Municipal?

-Es la memoria histórica de una ciudad. Si no existiera, nuestro pueblo no tendría la historia de Castro, no tendría la memoria colectiva que representan los documentos.

-El archivo de Castro Urdiales se ha convertido en una referencia nacional en estos momentos.

-La verdad es que Castro participa con su archivo en distintas reuniones o consejos en cuanto a la política de archivos y la gestión se refiere. En nuestro caso, Castro Urdiales participa en la mesa nacional de archivos de Administración Local, con lo cual somos un poco pioneros. Allí llevamos los trabajos que hacemos aquí y que sirven para que otros muchos archivos puedan hacer nuestra práctica profesional.

-¿Cuál es la función más importante de este trabajo?

-En estos últimos años, la producción documental a través de lo fácil que es hacer reproducciones, es el colapso en los archivos. Yo creo que la tarea fundamental de un archivero en la actualidad es valorar lo verdaderamente importante para seleccionar lo que va a ser memoria histórica en un futuro, poder conservarlo y no tener tantos gastos.

-El orden es fundamental.

-Los documentos se producen ordenadamente. Es decir, si nosotros vamos a hacer una solicitud, ese va a ser el primer documento de una Administración Local, pero también se puede extrapolar esta solicitud en cualquier administración. En definitiva que la documentación se produce de manera ordenada, a veces quien la desordena es la propia administración.

-¿Todos los datos los tiene metidos en la cabeza o es más importante saber buscarlos en el archivo?

-La verdad es que el archivo no consta de datos, sino de documentos. Documentos que ha producido en este caso nuestro Ayuntamiento. Con lo cual no es que un archivero tenga todos los datos y sea el clásico erudito, esa imagen que tenemos de una persona enciclopédica de la sabiduría. Muchas veces me pregunta la gente como si fuera una enciclopedia. No, para nada. Nuestro trabajo es científico, nosotros organizamos y clasificamos los documentos con unas técnicas y unos conocimientos previamente establecidos. Nosotros tenemos nuestros cuadros de organización de la documentación que produce nuestra institución, que es el Ayuntamiento.

-¿Se ha planteado escribir una novela histórica sobre Castro Urdiales?

-Pues aunque parezca mentira, la función de los archiveros no es elaborar la historia, sino poner las fuentes que nosotros tenemos para que otros lo hagan. Por ejemplo, para que los periodistas las utilicen.

-¿Quién puede acceder al archivo?

-La Constitución Española nos dice en el articulo 105 que todos los ciudadanos tenemos derecho de acceso a todos los servicios y registros administrativos. Cualquier ciudadano tiene derecho de acceder al archivo. Eso sí, cada vez que nosotros accedemos a una consulta en el archivo municipal también tenemos que proteger otros derechos como es el de la intimidad o el de la imagen.

Las fiestas, documentadas

María del Carmen Galván hizo referencia a la importancia de almacenar la información para conseguir tener una memoria histórica en perfectas condiciones.

En este sentido habló de la reciente celebración de las fiestas de San Andrés. «Tenemos referencias indirectas, pero si es cierto que tenemos otra serie de fuentes documentales que poseemos en el archivo, en este caso periódicos». El 'Fraiverás', en una edición del cinco de diciembre de 1897, se refiere al festejo de San Andrés cuando cada patrón de las embarcaciones castreñas contrataba a una serie de marineros de su tripulación para iniciar la costera del invierno. «Era un contrato verbal y lo sellaban con una merienda, un compromiso que se cerraba a base de caracoles. De esta forma comenzaba la costera del besugo», explicó Galván.

Otro dato relativo a las fiestas de San Andrés son las ordenanzas de la antigua Cofradía. «Un documento que lo confirmó el rey Felipe II. Fue publicado en el siglo XIX en este periódico. Así cualquier ciudadano conocía las ordenanzas de un documento histórico del siglo XVI» explicó Galván.

Extraído de: eldiariomontanes.es

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver