banner limpieza castro urdiales octubre 2019

Las visitas guiadas a la iglesia de Santa María están teniendo un notable éxito

Las visitas que se vienen realizando a la iglesia parroquial de Santa María están constituyendo un éxito debido a la cantidad de gente que acude diariamente a las mismas. Visitas que tienen como guía al castreño Ibón Alvarez Romaña, que cuenta con la ayuda, en la temporada estival, del también castreño, Jesús Alegría Hevia. Ibón Álvarez puntualiza que “tanto mi compañero como yo llevamos ya nueve años explicando a la gente las excelencias y misterios de este templo tan importante”. “En un principio solamente actuábamos durante la temporada estival, porque durante el invierno se encargaba de hacerlo el ya fallecido, Eladio Quintana. A partir de ese momento, el párroco José Manuel Ortiz del Solar, me ofreció realizar el servicio durante todo el año porque, realmente, a partir de febrero-marzo llegan bastantes grupos, sobre todo de gente mayor, a visitar el templo, estamos hablando de hace 3 años aproximadamente ”, señala.
En cuanto al motivo por el que comenzó este trabajo informativo señala que “surgió porque me lo propuso mi compañaero-guía. Me dijo que le había llamado el párroco desde el Museo Diocesano de Santillana del Mar y creo que fue allí donde surgió la idea de abrir al público las iglesias más representativas de Cantabria y me imagino que estará patrocinado por el Obispado, por Cultura, Turismo o algún organismo de estos. Se acordó abrir los meses de verano, concretamente julio y agosto, solamente. Pero, afortunadamente, parece que la idea fue acogida con bastante interés porque, entre otras cosas, aquí sabemos que todos los días no son de playa y, bueno, a la gente le gustaba la iniciativa de acudir a algún templo y, lógicamente, encontrarlo abierto.

En segundo lugar, que les pudiesen explicar tanto el continente como el contenido del mismo y, en tercer lugar y muy importante, que el servicio fuera gratuito. Porque todos sabemos que cuando se cobra entrada a estos lugares, por mínima que esta sea, aunque cuando salimos de Castro parece que vamos con la idea de que si hay que pagar se paga, aquí en Castro la experiencia nos dice que si es gratuito todo lo que queramos, pero si hay que pagar las cosas cambian muy sustancialmente. Por ejemplo, muchas veces nos ha ocurrido que estamos en la puerta con una acreditación colgada en el pecho para ser, simplemente identificados, nos ven desde el exterior y cantidad de gente se da la media vuelta, sin preguntar absolutamente nada, con la creencia que estamos para cobrar la entrada. Pero bueno, la gente, en general, lo acoge con bastante interés, el paso del tiempo ha hecho que conozcamos la iglesia perfectamente y ello conlleva a que la visita resulte bastante amena, con una duración de 15 o 20 minutos y, como comenta la gente, la experiencia es bastante positiva”. El contenido de cada visita “consiste generalmente, en explicar un poquito tanto el edificio físico como su contenido. Indudablemente que hay que diferenciar los grupos, esto es evidente, porque vienen grupos, por ejemplo, de gente jubilada y lógicamente no les vamos a ofrecer una charla muy técnica sobre el templo, se les comenta, en cierto modo, la solución arquitectónica que se llevó sobre los arcos de la nave central que quiz ás sea lo más interesante. A continuación realizan una visita a todas las capillas, porque la gente mayor lo que realmente quiere ver son las imágenes, se les cuenta alguna historia si existe sobre esas imágenes y, en concreto, se les relata la historia de la imagen de Santa María La Blanca porque sí tiene su historia, muy importante y atractiva, además de ver un poquito el resto de las imágenes que componen el contenido de las capillas”.

Bastante información

En cuanto a la asistencia de gente “pasa numerosa en la temporada estival y, eso sí, tampoco podemos estar con dos personas durante media hora y al resto decirles hola y adiós. Pero bueno, en ese intervalo de tiempo, 2530 minutos, es suficiente para realizar una visita amena y bien informada, porque, de no tratarse de casos puntuales, la gente lo que quiere es echar un vistazo por el interior, luego otro por el exterior, porque no debemos olvidar que están de vacaciones y tampoco quieren una explicación que dure más tiempo”.

En cuanto a la posible restauración del templo, señala Ibón que “lo único que puedo decir es que hace, aproximadamente tres o cuatro meses, vinieron unos señores, quienes posiblemente eran los que habían restaurado la Catedral de Burgos. Estuvimos toda una mañana examinado interior y exteriormente el edificio. Tengo la impresión que ahora va en serio lo de la restauración tan anunciada”.

Extraído de: eldiarioalerta.com

También podría interesarte...

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

¡Descarga nuestra app!

app muchocastro 5

Volver